Según ha podido saber la ONG Human Rights Watch, los rebeldes de Seleka, en la República Centroafricana, capturaron y ejecutaron al menos a nueve civiles, incluidas siete mujeres, el 6 de septiembre de 2018.

El mismo grupo mató al menos a 11 civiles que huían del vecindario de Borno, a tres kilómetros del campamento de personas desplazadas, el 25 de agosto, después de los enfrentamientos entre el FPRC y las milicias antibalaka. Las tensiones han aumentado entre los dos grupos desde 2017, con asesinatos ilegales cometidos por ambos. Ambos grupos niegan atacar a los civiles. Existen evidencias de que el grupo mató al menos a cuatro civiles más alrededor de Bria el 16 de septiembre.

Estas ejecuciones y asesinatos son crímenes de guerra descarados por parte de combatientes que se sienten libres de matar a voluntad, a pesar de la presencia de las fuerzas de paz de las Naciones Unidas“, indicó Lewis Mudge , investigador principal de África en Human Rights Watch. “Los pacificadores pueden usar la fuerza para proteger a los civiles, y deben tratar de anticipar estos ataques e intervenir antes“, sentenció Mudge.

Los combates, iniciados en mayo de 2017, han obligado a decenas de miles de civiles a huir de sus hogares. Más de 50,000 viven ahora en el campamento “PK3”.

El FPRC, proveniente del grupo predominantemente musulmán Seleka que tomó el poder brevemente en el país en 2013, controla la mayor parte de Bria. Aunque anteriormente estaba alineado con el anti-balaka contra otro grupo, ha combatido el anti-balaka en la región desde mediados de 2017. El anti-balaka surgió en 2013, en gran parte de los grupos de autodefensa existentes para resistir los abusos de Seleka, y ha cometido graves abusos contra civiles, especialmente musulmanes, en todo el país.

El 7 de septiembre, la fuerza de paz de la ONU, la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización en la República Centroafricana (MINUSCA), anunció una investigación sobre la ejecución de civiles. La MINUSCA debe llevar a cabo la investigación con el fin de facilitar posibles futuros procesamientos nacionales, regionales o internacionales.

Deja un comentario