A finales del pasado mes de junio, Angel Bernardo Tahoces, todavía director xeral de Enerxía e Minas del Gobierno Feijóo pese a su imputación judicial por un presunto caso de prevaricación ambiental, clausuraba una jornada informativa invitado por la Cámara Oficial Minera de Galicia (COMG). Confirmó entonces la apuesta de la Xunta «por un modelo de minería sostenible y respetuosa con el medio ambiente». Sin embargo, el tiempo y la desastrosa situación de la explotación abandonada del Monte Neme (entre otros muchos sitios mineros de Galicia) parecen no darle la razón convirtiendo su «verdad» en milonga. La realidad es que el resto de grupos del Parlamento de Galicia tampoco, como se ha demostrado esta semana en el debate parlamentario de una Proposición no de Ley presentada por el Grupo Común da Esquerda para garantizar la seguridad y la salud pública y ambiental en el Monte Neme.

Un usuario de internet consulta una noticia sobre la imputación judicial de Ángel Bernardo Tahoces / Creative Commons

Porque el PP volvió a actuar una vez más como generador de unanimidades contrarias a sus políticas y todos los representantes de la oposición parlamentaria calificaron de deficiente la gestión administrativa del Ejecutivo de Alberto Núñez Feijóo en materia minera.

Para el diputado Antón Sánchez, viceportavoz del grupo y portavoz nacional de Anova, la situación permitida por la Xunta en el Monte Neme recuerda a la de muchos otros sitios mineros de Galicia como Santa Comba, San Finx, Touro o las pizarreras de Valdeorras porque no se trata de algo excepcional «sino la norma» dentro de la falta de control demostrada una y otra vez por el gobierno gallego.

Sánchez destacó que aunque el Monte Neme, situado entre las localidades coruñesas de Carballo y Malpica de Bergantiños, es un lugar emblemático y con «un alto valor patrimonial y paisajístico», la dejadez política de la Xunta permitió que la empresa Leitosa, vinculada a la familia Cotino y a la trama Gürtel que afecta al Partido Popular, abandonase sin restaurar la zona en su última etapa de explotación tras haber percibido 600.000 euros en ayudas públicas.

Balsa, escombrera y taludes verticales en el Monte Neme. La sensación de peligro y abandono ambiental es una constante en este enclave situado entre las localidades coruñesas de Carballo y Malpica de Bergantiños / Grupo Común da Esquerda

Para Luís Bará, desde el BNG, el Gobierno gallego es el «responsable subsidiario» en el caso del Monte Neme al no haber actuado en su momento, algo que tampoco sorprende al parlamentario, que calificó de «nefasta» la gestión medioambiental del Gobierno Feijóo y un «ejemplo muy claro de las corruptelas de la Dirección Xeral de Enerxía e Minas», para el diputado una auténtica «cueva» de prácticas irregulares.

Desde el PSdeG Patricia Vilán destacó «la dejación absoluta» de funciones de la Xunta, así como su irresponsabilidad e ignorancia al provocar un «efecto llamada» con una campaña de Turismo de Galicia en la que se utilizó como reclamo una imagen de las balsas tóxicas del complejo minero, situación que, recordó, «en general puede aplicarse a todas las minas que están abandonadas por el territorio gallego».

En la línea del resto de parlamentarios se posicionó desde el Grupo Mixto Davide Rodríguez al recordar que la situación del Monte Neme «no es nada nuevo» en Galicia, pues incluso habiendo denuncias de colectivos y particulares la Xunta hizo «caso omiso»

Rodríguez recordó que la inacción de la Xunta llegó a ser prácticamente la misma con las personas que se bañaron en algunas de las balsas y necesitaron atención médica en el verano del 2014, cuando al reventar una de ellas provocó un vertido de 24.000 metros cúbicos de agua y lodos sobre dos parroquias próximas al monte. «El Gobierno gallego no actúa para garantizar la seguridad de las personas ni el medio, por lo tanto vemos que esta Proposición No de Ley traída hoy aquí es más que necesaria» -afirmó el diputado-.

ASUNCIÓN DE RESPONSABILIDADES

Para Antón Sánchez, defensor de la iniciativa, es urgente garantizar la seguridad de las personas y el medio ambiente en el Monte Neme. «Se trata de una cuestión de responsabilidad» -afirmó en su intervención- porque el Monte Neme «no debe seguir siendo una fuente de peligro para las personas y de contaminación para el medio ambiente».

«Si la Xunta no es capaz, y no fue capaz hasta ahora de que la empresa acometa con sus fondos esa restauración tendrá que asumir responsabilidades, tendrá que decir porqué no se le requirió un aval para hacer frente a esta situación como dice la Ley de Minería de Galicia. Tendrán que asumir responsabilidades aquellos que permiten que unos hagan negocio privado y los ciudadanos y ciudadanas paguemos el desastre que dejan, y tendrá que actuar después para intentar que no sea gravoso para la hacienda pública» -criticó-.

«No hay excusas, lo que hay que hacer es actuar. Si ustedes no hicieron bien su trabajo, no pidieron garantías y la empresa puede irse con las manos limpias sin tener que pagar un euro es responsabilidad suya y no de la gente que corre peligro por culpa de estas actuaciones» -sentenció el parlamentario-.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario