El llamamiento del PSOE a concentrar el voto, agitando el miedo a VOX, ha tenido un efecto arrasador. Podemos ha perdido el 27% del voto, y fuerzas como Compromís, que gobiernan en la Comunidad Valenciana con el Partido Socialista, se han quedado con un solo diputado de los cuatro que tenían.

En esta situación Recortes Cero – Grupo Verde, (Recortes Cero- Grupo Verde – Partido Castellano en Castilla La Mancha, Castilla y León y Madrid) ha mantenido el voto en gran medida y ha subido en el Senado, en unas condiciones de “aislamiento mediático” en los grandes medios de comunicación y con un presupuesto de 50.000 euros.

Los resultados del Senado, donde Recortes Cero – Grupo Verde ha subido un 10% respecto a los votos de 2016 y las 114.482 personas han votado esta candidatura consolidan al partido como una fuerza a tener en cuenta.

Este resultado consolida a Recortes Cero–Grupo Verde como segunda fuerza extra-parlamentaria, después de PACMA. Lo justo de la alternativa defendida por Recortes Cero–Grupo Verde, por la redistribución de la riqueza y que defender la unidad del pueblo de las nacionalidades y regiones de España es progresista ha sido corroborada en estas elecciones por una enorme movilización del voto popular que en todos los rincones de España se ha expresado en una misma dirección.

Recortes Cero–Grupo Verde se sitúa de esta manera como la alternativa que representa y su programa concreto en mejores condiciones para avanzar y encabezar un espacio de la izquierda progresista, que aún no tiene representación parlamentaria, pero que además de Recortes Cero reúne a fuerzas con voz propia –como Por Un Mundo Más Justo (21.771 votos) o Actúa (30.448)- que juntas suman más de 550.000 votos.

Los 160.969 votos a Recortes Cero–Grupo Verde (Partido Castellano) ponen de manifiesto la fuerza del proyecto, su capacidad para influir cada vez más en la vida política de nuestro país y para unir a fuerzas que tienen voz propia en una línea de frente amplio.