Suárez, acompañada de una veintena de mujeres, ha acudido al Congreso para denunciar esta situación ante la Junta Electoral Central (JEC). En su escrito, recuerdan que son «uno de los cinco únicos partidos que han presentado candidatura en las 52 circunscripciones» y, a pesar de ello, no son invitados por los medios a participar en los debates. Además, es el único partido que presenta todas sus listas encabezadas por mujeres.

«Queremos manifestar nuestra total disconformidad con esta decisión excluyente», ha apuntado, antes de señalar que se han reunido con miembros del Consejo de Informativos de TVE y que «no van a parar» hasta conseguir en los medios un espacio que, a su juicio, «se merecen».

En este sentido, ha indicado que la televisión pública «ha negado» a la coalición una cobertura informativa «equitativa» sobre el desarrollo de su campaña electoral «basándose, arbitrariamente, en una posible interpretación errónea de los sondeos electorales».

AVALADOS POR LOS INTELECTUALES

La dirigente de Recortes Cero ha señalado que tienen el doble de avales de los que se exigen, también más candidatos que los mínimos que se piden y un programa con «criterios claros». «No sé qué más hay que hacer para salir en los medios –ha denunciado ante los periodistas –. ¿Hay que decir que estás a favor de las armas para salir en los medios, o se trata de tener un programa que valga la pena?».

Sánchez ha recordado que su candidatura está avalada por «intelectuales», como el director de cine Fernando Colomo –que es el número uno al Senado por Madrid–, el pintor Antonio López, el dibujante Javier Mariscal, el escritor Juan José Millás o la actriz Julieta Serrano. «Que nos apoyen desinteresadamente demuestra que nuestra alternativa vale la pena. No pondrían su nombre al servicio de apoyarla, cuando son personas que se han trabajado una profesión y un reconocimiento», ha apuntado.

De hecho, la candidata a la Cámara baja ha asegurado que su proyecto «está a la altura» para entrar en el Parlamento. Sin embargo, ha insistido, que para lograrlo, deben poder entrar en los medios y hacer llegar su «voz a los ciudadanos», ampliando un espacio que, a su juicio, «ahora es muy limitado».