Rafael Silva


Luchar por la democracia implica oponerse frontalmente a la monarquía. Ser demócrata obliga a ponerse junto a la república

David García


Pues sí, los jóvenes estudiantes de la Universidad Española están moviendo ficha. Y lo están haciendo sin prisa pero sin pausa. Hartos de que los ninguneen, y de que ciertos escenarios políticos para nuestro país queden absolutamente ignorados, han pasado a la acción. Y así, desde hace varias semanas, están convocando consultas populares en los distintos Centros Universitarios de toda España para que la gente se manifieste sobre si desea seguir manteniendo la Monarquía, o por el contrario prefiere la instauración de una República. En Madrid, lo han hecho la Politécnica y la Complutense, pero también han votado en el Campus de Ourense, en la Universidad del Ferrol, en la Universidad de Valladolid o en la de Santiago de Compostela, entre otras. Es muy previsible que este movimiento soberanista por nuestra forma de Estado se extienda también al resto de Universidades españolas, y todos los Campus universitarios participen de esta fiesta de la democracia popular, algo que nos llevan hurtando desde hace décadas al conjunto de la ciudadanía de este país.

Mesa de votación del referéndum en el Campus de Ourense

Y así, con mesas y urnas electorales abiertas desde las 10 de la mañana hasta las 8 de la tarde, y con la debida difusión mediante las redes sociales, los alumnos/as y trabajadores/as han votado en masa en diferentes centros universitarios españoles. La pregunta consta a su vez de dos cuestiones, a responder con un SI o un NO. En primer lugar se pregunta: “¿Quiere usted poder decidir la forma de Estado?” Y después se pregunta: “Y en caso afirmativo, ¿Quiere que ésta sea una República?” Es decir, la primera pregunta apela a la soberanía del pueblo para poder decidir en referéndum vinculante (cuando se celebre) la forma de Estado para nuestro país. Y en segundo lugar, si es que hemos respondido afirmativamente, se pregunta si deseamos que ese modelo sea el republicano. En todas las consultas celebradas se ha contabilizado la participación, y los votos de sí y no para cada pregunta, así como los votos en blanco y nulos. Estas consultas además han estado repartidas por las distintas Facultades más significativas de los respectivos Campus, con objeto de descentralizar la participación, y así ofrecer más posibilidades de concurrencia.

El pasado miércoles 12 de diciembre fue uno de los días estrella de estas convocatorias, pues tuvieron lugar las consultas en la Universidad de A Coruña, en el Campus de Ferrol, en la Universidad de Santiago de Compostela, en el Campus de Ourense de la Universidad de Vigo, en la Universidad de Valladolid, en la Universidad de Zaragoza, y en la UCM y la UPM de Madrid. En los referéndums de las Universidades gallegas la pregunta ha sido única, y se ha enunciado de la siguiente forma: “¿Estás a favor de abolir la Monarquía e impulsar procesos constituyentes que cristalicen en República?”. En el Campus de Ferrol se ha enunciado bajo otra variante, también dividida en dos preguntas: “¿Estás a favor de abolir la Monarquía como forma de Estado e instaurar una República?”, y “En caso afirmativo, ¿estás a favor de la apertura de procesos constituyentes para decidir el tipo de República?”. ¿Los resultados? Pues vamos a ellos: básicamente, el dato general y aplastante es que gana por goleada la opción republicana. Los datos de última hora apuntan a que el 86,7% de las más de 52.000 personas que han votado en estas consultas populares apoyan a la República. No quieren la Monarquía. Los lectores/as pueden consultar los datos concretos de resultados en cada uno de los enlaces superiores a cada consulta en cada Campus universitario. La República por tanto ha sido la opción preferida en un porcentaje muy mayoritario, del orden de entre el 70% y el 90% del voto. Así pues, es de esperar que este granito de arena que la comunidad universitaria está aportando se vea muy pronto cristalizado en una convocatoria legal de Referémdum vinculante para todo el Estado.

Rueda de prensa de organizadores de los referéndum de las distintas universidades gallegas.

Al momento de cerrar este breve artículo hemos tenido noticia de que Nuevas Generaciones del PP ha tratado de boicotear e impedir estas consultas populares, lo cual es de esperar dado el carácter antidemocrático de esta formación política. La soberanía popular no va con ellos, aunque la palabra “Popular” conste en el nombre de su partido. No en vano descienden de un fundador que fue Ministro franquista (Manuel Fraga), que se declaró “demócrata de toda la vida” de un día para otro, aunque en el acto fundacional de Alianza Popular la asamblea finalizara gritando: “¡Franco! ¡Franco!…”. Mediante un comunicado, las Nuevas Generaciones del Partido Popular (NNGG) han solicitado a los responsables universitarios que no cedan espacios públicos para la celebración de estas consultas. Según NNGG, “es una irresponsabilidad tratar de utilizar vías alternativas para atacar a la Monarquía falseando la democracia, y la Universidad, como parte del Estado, tiene el deber de lealtad con el mismo y no puede prestarse a esta ocurrencia”. Desde la cuenta de Twitter de “Referéndum Universidad Alicante”, han respondido al comunicado emitido por NNGG desvinculándose de toda formación política, y reivindicando el derecho a decidir sobre una cuestión que nunca ha sido refrendada por el pueblo español. Por cierto, la Universidad de Alicante votará el próximo 18 de diciembre, en cinco puntos distintos de su Campus.

También hemos sabido cuando estábamos a punto de cerrar este artículo que se han celebrado Referéndums por la República en otras cuatro Universidades, a saber: la Universidad de León, la Universidad de Soria, la Universidad Politécnica de Valencia y la Universidad Miguel Hernández de Elche. En todas ellas ha vuelto a arrasar la opción republicana sobre la monárquica. Como puede comprobarse, este movimiento es ya imparable. A tenor de esta experiencia, de su desarrollo y de sus resultados, creo que podemos concluir abiertamente que la España del futuro próximo será una España Federal y Republicana. Ya es hora por tanto de que se dé la voz al pueblo sobre un asunto que fue impuesto por el dictador, y por el que ni siquiera nos han preguntado cuando Juan Carlos abdicó de la Corona en favor de su hijo, asediado por los muchos escándalos que rodearon su actividad institucional.

La Monarquía, no nos cansaremos de repetirlo, es una institución caduca, obsoleta, anacrónica, corrupta y antidemocrática por definición. No podemos tolerarla por más tiempo. En nuestro caso además está en la base de la pirámide que sustenta el Régimen del 78, un régimen bipartidista y corrupto que, lejos de promover una ruptura democrática con la dictadura, ha encaminado a nuestro pueblo hacia la precariedad y la represión. La juventud ha sido motor del cambio a lo largo de la historia en diferentes situaciones, países y contextos, y aquí también lo está demostrando. Finalizo con estas palabras de David García:Estos referéndums ponen sobre la mesa y marcan una agenda política que pasa por democratizar nuestro país. Queremos decidir nuestro futuro. La República representa un país feminista, diverso, con libertades y derechos. República es igualdad y democracia. Si Pablo Casado dice “¡Viva el Rey!”, los y las jóvenes decimos “¡Viva la República!”.