ECS. Madrid. | Gran Bretaña encabeza el ránking 2020 de la lista de países que exportan ilegalmente gas al Sáhara Occidental ocupado, destronando a España, quién lideraba desde el 2019, según dijo el jueves el Western Sahara Resource Watch (WSRW) .

«Once envíos de gas butano licuado se entregaron a puertos en el Sáhara Occidental ocupado en 2020. Mientras España dominaba la lista de proveedores en 2019, el Reino Unido superó a la antigua potencia colonial del Sáhara Occidental como el principal exportador del 2020», indicó WSRW en su nota.

El observatorio que se encarga del seguimiento de la explotación de los recursos naturales del Sáhara Occidental, especifica que esta es la segunda vez que presenta un panorama detallado de estos cargamentos de gas a este territorio ocupado militarmente por Marruecos.

«Nuestro seguimiento del tráfico marítimo muestra que durante el año 2020, un total de 11 de los llamados buques tanque de GLP, llegaron al puerto de El Aaiún ocupado», dijo, añadiendo que cinco de ellos procedían de los puertos británicos de Immingham y Teesside, además de que alrededor de 22.000 toneladas procedían del Reino Unido de un total estimado de 51.000 toneladas.

Western Sahara Resource Watch señala que Marruecos no produce gas pero es, según Index Mundi, un importante importador y consumidor de gas butano, señalando que «una gran parte de este gas se utiliza para impulsar la maquinaria de la ocupación en el Sáhara Occidental, apoyando a la infraestructura y las industrias de la ocupación ilegal del Sahara Occidental.»

“El gas importado ingresa al territorio a bordo de camiones cisterna especialmente diseñados para el transporte de gas licuado (GLP)”, agregó la organización.

El observatorio precisa además que «el gas se envió desde terminales ubicadas exclusivamente en Europa, pero a bordo de petroleros registrados mucho más lejos como Singapur, Malta, Liberia, Islas Marshall y Panamá. También explican que, «las importaciones del norte de Europa fueron una novedad en el 2020 y las de años anteriores, vinieron del sur de Europa».

Además de los once envíos ya enumerados, WSRW ha indicado que puede haber habido un duodécimo envío. «Tras las protestas de la sociedad civil y la información en la prensa financiera noruega, un petrolero de Karsto en Noruega, fue secuestrado en el último minuto», dijo el observatorio.

Este es el «Eco Invictus», registrado en las Islas Marshall, que debía hacer escala en el Sáhara Occidental a principios de junio con alrededor de 4.900 toneladas de butano, que optó por evitar un mayor escrutinio público y finalmente desvió el petrolero al puerto marroquí de Mohammedia.

El Observatorio explica que «el episodio de Eco Invictus fue seguido solo dos meses después del anuncio público de Equinor, el gigante energético noruego (antes Statoil)», declarando que «lamentaba» un envío anterior de gas enviado al Sáhara Occidental ocupado, prometiendo no volver a hacerlo otra vez.

Asimismo, «después de haber sido presionado por oenegés austriacas e internacionales tras la revelación de un envío de gas desde Suecia, el gigante químico austriaco Borealis dijo en mayo que nunca participaría en tales exportaciones».

Los diez petroleros de butano involucrados en los once envíos en 2020 son: Gas Cerberus, Eco Nemesis, JS Lekvar, Epic Beata, Epic Borinquen, Epic Bermuda, Epic Bird, Epic Barbados, Epic Madeira, Epic Manhattan.

Western Sahara Resource Watch señala que, «dos compañías navieras son responsables de 10 de los 11 transportes de carga. Estas son Epic Gas, controlada por Noruega, y la compañía griega Stealth Corp.

Epic Gas está controlada por BW Group, una compañía a la que el Comité Noruego de Ayuda para el Sáhara Occidental escribió primero el 24 de noviembre de 2020, y luego nuevamente el 24 de diciembre de 2020, el 7 de enero y el 30 de mayo de 2021. Por su parte, Stealth Corp fue contactado el 25 de abril de 2020 y el 5 de junio de 2020 y no se recibió respuesta alguna, recalcó la misma fuente.

En 2014, WSRW redactó el informe «El combustible de la ocupación» sobre el transporte de productos petrolíferos de la empresa sueca Wisby Tankers en los territorios ocupados saharauis. En 2020, WSRW también publicó una descripción general separada de las importaciones de productos petrolíferos del año 2019.


La posición del gobierno británico es contradictoria, pues siempre ha apoyado el derecho de autodeterminación del pueblo saharaui así como el proceso político auspiciado por la ONU para descolonizar el Sáhara Occidental. Desde que estalló la guerra el pasado Noviembre, Reino Unido ha reiterado en al menos tres ocasiones que su posición sobre el Sáhara no cambiará, aseverando que apoya los esfuerzos de la ONU para una solución política, no obstante, en la práctica, sigue comercializando ilegalmente con productos provenientes de los territorios ocupados del Sáhara Occidental, actitud que propicia la continuidad de la ocupación marroquí y revela la incoherencia de la Administración británica. 

Cabe destacar que hay una denuncia interpuesta por Western Sahara Campaign UK en la Corte Suprema del Reino Unido contra el gobierno británico, reclamando el cumplimiento de la legalidad internacional ante la comercialización ilegal de productos provenientes de los territorios ocupados saharauis. 

Fuente: El confidencial Saharaui

DEJA UNA RESPUESTA