Por Salem Mohamed/ECS

ECS. Madrid. | Reino Unido, a pesar de mantener un apoyo constante al pueblo saharaui desde la década de los ochenta, en el terreno práctico sigue actuando en beneficio de la ocupación marroquí, a través de varias empresas británicas que comercializan ilegalmente con los recursos saharauis y sobre las que no se ha pronunciado pese a que haya sido denunciado en la Corte Suprema.


Este viernes, el ministro de Defensa británico, Ben Wallace, dijo que su país no permitiría que ninguno de sus soldados participara en ejercicios militares que se realicen en los territorios ocupados del Sáhara Occidental. 

La aseveración vino precedida por una pregunta escrita formulada por el parlamentario del Partido Laborista, Navendu Mishra, en la que pidió al Ministerio de Defensa que confirmase que ningún funcionario británico que participe en las maniobras del African Lion realizará entrenamientos en las zonas ocupadas del Sáhara Occidental. El ministro de Defensa británico, además de recalcar que no permitirán a sus fuerzas armadas ir a los territorios ocupados, aprovechó y reiteró la posición de Londres, que considera que el estatus del Sáhara Occidental está aún por determinar. 

Una posición firme con la legalidad internacional que choca frontalmente con su posición respecto al saqueo de recursos naturales saharauis, principal razón que mantiene la ocupación marroquí. El mismo gobierno británico permite sin mayores preocupaciones que innumerables empresas nacionales saqueen y comercialicen con productos provenientes de las ciudades ocupadas como El Aaiún y Dajla. De hecho, este año, Reino Unido desbancó a España del liderato de países que más gas exportan desde los territorios ocupados del Sáhara Occidental.

Fuente: El confidencial Saharaui

DEJA UNA RESPUESTA