jueves, septiembre 16, 2021
La mitad de las muertes en la segunda ola se dan en...

La mitad de las muertes en la segunda ola se dan en las residencias de mayores

En lo que llevamos de la segunda fase de la pandemia, han fallecido casi 3.000 residentes

En esta segunda ola de la pandemia las residencias de mayores han vuelto a convertirse en el principal foco de contagios y fallecimientos de personas. En la última semana se han detectado 137 nuevos focos que han generado 1.887 nuevos positivos.

Según las cifras ofrecidas por el Ministerio de Sanidad, más del 55 % de las muertes de personas con coronavirus se ha producido entre mayores que vivían en residencias de mayores y la mayoría han tenido lugar en Madrid, Cataluña, Castilla y León y Castilla-La Mancha.

Los familiares se quejan de la opacidad de la información y de que se les ha pedido en algunas residencias que los familiares se lleven a los internos a sus casas.

Sin cifras claras en las residencias de mayores

Durante los tres primeros meses de la pandemia fue imposible obtener una cifra clara en relación a los fallecimientos en las residencias de mayores, pero ahora un documento de la Secretaría de Estado de Derechos Sociales adelantado por El País estima que la cifra de fallecimientos por covid-19 alcanzó 20.268 personas, entre un 47% y un 50% respecto al total de muertes, mientras que estimaciones del Gobierno indicaban que la cifra de la primera ola estaba más próxima a 18.000 muertes.

A día 5 de noviembre, se han contabilizado un total de 23.125 personas fallecidas con COVID-19 o síntomas parecidos en las residencias de mayores, es decir casi 3.000 residentes en lo que llevamos de la segunda fase de la pandemia.

La mitad de las muertes en la segunda ola se dan en las residencias de mayores
La mitad de las muertes en la segunda ola se dan en las residencias de mayores

De nuevo, las residencias de mayores

“Estamos en la segunda ola creciendo y de nuevo las personas más afectadas son los mayores, como es lógico por el perfil del virus, que afecta sobre todo a personas mayores que tienen enfermedad crónica múltiple. Dentro de estas personas, vuelve a afectar de forma más importante a aquellas de las residencias, esa es la realidad”, ha señalado José Augusto García, presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG).

Según el experto, las residencias están mejor preparadas respecto a la primera ola desde el punto de vista de los equipos de protección individual y de los diagnósticos, pero siguen teniendo problemas de bajas laborales de los profesionales y la atención médica es muy complicada al estar los de primaria colapsados.

Tal y como señala Cinta Pascual, presidenta del Círculo Empresarial de Atención a las Personas (CEAPs), ahora se conoce bastante más el virus y sus síntomas y por lo tanto podemos aislarnos rápidamente, sin embargo, cree que hace falta un sistema más eficaz de cribado entre los profesionales

Según el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, aunque sigue habiendo brotes en los centros de mayores tienen un impacto menor que en la primera ola.

Algunas comunidades computan únicamente las muertes con positivo de COVID-19 confirmado y otras las suman a los casos con sintomatología compatible y también hay diferencias en el conteo entre una región y otra.

Navarra, Aragón y Asturias, en peligro

Aunque las residencias de mayores catalanas, las madrileñas y las de las dos Castillas siguen siendo las que acumulan más muertes si las comparamos con los fallecimientos totales de cada comunidad, los porcentajes son especialmente agudos en Navarra, Aragón o Asturias, donde los residentes representan más de la mitad de los decesos desde el principio de la pandemia.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) más de la mitad de las muertes por COVID-19 registradas en Europa han sido personas que vivían en residencias e hizo un llamamiento a todo el continente para cambiar el modo de operar, especialmente en España a la vista de lo que sigue sucediendo en nuestros centros de mayores.

DEJA UNA RESPUESTA