Mihemed Osman Tobal, de 47 años, fue secuestrado por los mercenarios Jabhat al-Shamiya respaldados por Turquía en la aldea de Mamula en el distrito de Rajo en el cantón de Afrin.

Tobal fue secuestrado porque quería recuperar su casa, que se encuentra cerca del pueblo de Kefir Cenê en Shera. El grupo Jabhat al-Shamiya confiscó la vivienda de Tobal después de ocupar el área.

Se informa que el hombre fue trasladado a una prisión aislada en el campo de Kefer Cenê, donde fue sometido a graves torturas.

Según fuentes locales, el grupo mercenario también amenazó a la familia de Tobal, diciendo que los asesinarían si hablaban de regresar a casa. Se desconoce el paradero de Tobal.

Los civiles son secuestrados cada día

Desde principios de septiembre, se ha secuestrado a civiles en Afrin casi a diario. Las organizaciones de derechos humanos aún no han publicado un informe sobre el tema, pero fuentes locales revelan que decenas de personas han sido secuestradas.

Se ha establecido un régimen terrorista y opresivo en Afrin, que ha estado bajo ocupación turca desde marzo de 2018. Crímenes como el secuestro, la ejecución, la tortura, el saqueo y la migración forzada se han convertido en una rutina diaria en la ciudad donde los crímenes de guerra son rampantes.

Según la Organización de Derechos Humanos de Afrin, el estado turco secuestró al menos a 101 personas en Afrin entre el 29 de julio y el 23 de agosto. 17 de ellas eran mujeres y otras tres eran niños.

La organización dijo que el estado turco y sus mercenarios piden rescate por los civiles que secuestraron y su objetivo es completar el cambio demográfico desplazando a la población local.

ANF News

DEJA UNA RESPUESTA