Este fin de semana, Vox y su líder Santiago Abascal han organizado un encuentro en Madrid con los principales líderes europeos de la extrema derecha para reflexionar sobre el futuro de Europa y tratar puntos en común entre los distintos partidos que van desde la posición respecto a Rusia hasta el rechazo a la política climática. Abascal se ha reunido, entre otros con el primer ministro húngaro, Viktor Orban, el primer ministro polaco, Mateusz Morawieck, y la líder de Agrupación Nacional, Marine Le Pen.

Asimismo, la cumbre también contó con una gran delegación de líderes ultras de distintos países del Viejo Continente: Marlene Svazek (Austria), Tom Van Grieken (Bélgica), Krasimir Karakachanov (Bulgaria), Martin Helme (Estonia), Vincenzo Sofo, (Italia) Paolo Borchia (Italia), Valdemar Tomasevski (Lituania), Rob Roos (Países Bajos) y Aurelian Pavelescu (Rumanía).

«Todos los políticos que nos reunimos en Madrid tenemos grandes coincidencias en el diagnóstico de los desafíos de Europa y voluntad de colaboración para construir una Unión Europea fuerte de naciones soberanas que colaboren libremente», ha afirmado Abascal. Y ha añadido: «Debemos proteger nuestras fronteras, nuestra soberanía y nuestras raíces. Europa tiene que ser fiel a sí misma. La mayoría de los europeos así lo exige».

La reunión clandestina de Vox con los líderes europeos de la extrema derecha
La reunión clandestina de Vox con los líderes europeos de la extrema derecha

Lo que habían planeado como un acto de masas se ha convertido en una reunión clandestina que han intentado ocultar en medio de la campaña de Castilla y León. Vox no podía haber elegido peor momento para unir en Madrid a los líderes de Polonia y Hungría con Santiago Abascal.

Y es que Viktor Orban, a pesar de que Hungría esté en la OTAN, es el máximo aliado de Vladimir Putin para vetar la posible incorporación de Ucrania a la Alianza Atlántica aludiendo a la represión que, en palabras de Orban, sufre la minoría húngara en Ucrania obligada a escolarizarse en ucraniano. En cuanto a los intereses comerciales, Hungría es competidor directo de Kiev como país de tránsito del gas ruso al tener perspectivas de conectarse al gasoducto Turks Stream que unirá Rusia con Europa eludiendo Ucrania.

Por otro lado, Mateusz Morawiecki sufre las acometidas de Rusia en sus fronteras con Bielorrusia, con ataques de guerra híbrida y el aumento de la crisis migratoria intencional que Lukashenko provocó para presionar a Varsovia. Otra de las posiciones antagónicas de la cumbre de los posfascistas en Madrid , es que Marine Le Pen apoyó la anexión de Crimea a Rusia.

Firma de una declaración conjunta

Los líderes europeos han firmado una declaración conjunta en la que consideraban necesario «trabajar para garantizar que las naciones de Europa actúen solidariamente ante la amenaza de agresiones externas», haciendo referencia a Rusia.

«La solidaridad, la determinación y la cooperación en materia de defensa entre las naciones de Europa son necesarias ante tales amenazas», dice la declaración, que también hace un llamamiento a los “ideales europeos cristianos” sobre los que se fundó la UE y pide que se mantenga como un “espacio de libre cooperación entre espacios soberanos” y no “un megaestado ideologizado”.

Los partidos participantes han firmado una declaración conjunta en la que han afirmado que «las acciones militares de Rusia en la frontera oriental de Europa han conducido al borde de una guerra».

Los asistentes al acto, que en principio se reunían por la defensa de la soberanía contra el globalismo, tienen intereses muy enfrentados en política internacional cuando entra en juego Rusia. De hecho, Viktor Orban tiene una reunión la semana que viene con Vladimir Putin. No obstante, han insistido que el documento es una «expresa manifestación de solidaridad con cualquier nación ante cualquier amenaza externa». En este sentido, han criticado la «falta de una posición común europea».

Temas a abordar

El encuentro de los líderes de la extrema derecha arrancó el viernes con una cena de recepción a las 20.00 horas presidida por el propio Abascal. El sábado, a partir de las 09.00h todos los participantes intervinieron en dos mesas redondas con el objetivo de idear una estrategia para “defender Europa”. La formación ultra adelantó una plantilla con los diferentes temas que se iban a abordar: la defensa de la industria europea, la defensa de la soberanía energética europea, la defensa de la natalidad y la lucha contra la despoblación, la defensa de las fronteras europeas, la defensa del legado cultural europeo frente al multiculturalismo y la creación de espacios comunes de trabajo.

Por último, tras las mesas redondas, el portavoz de Vox, Jorge Buxadé, así como el resto de líderes ultras, ofrecieron una rueda de prensa, con traducción al español, a partir de las 13.30 horas, con el audio y el vídeo monitorizados por los de Abascal.

2 Comentarios

  1. Los amigos de la cuchipandi corrupta de Abascal y compañía:

    Viktor Orbán, presidente de Hungría
    El primer ministro húngaro, de 58 años, dirige el país desde 2010 con su partido Fidesz-Unión Cívica Húngara. Sus políticas antiinmigración, anti LGTB, y su cuestionamiento de la Unión Europea a la que Hungría pertenece desde 2004, le han valido varios encontronazos con Bruselas. Orbán se prepara para convalidar su cargo en las próximas elecciones que se celebran el 3 abril tras ganar su tercer mandato consecutivo en 2018 con el 49% de los votos; herederos naturales de la barbarie de la Cruz Flechada durante la segunda guerra mundial.

    El jefe del Gobierno polaco, Mateusz Morawiecki.
    Mateusz Morawiecki, de 53 años, es el presidente de Polonia desde que ganó las elecciones en 2017. Lidera la formación ultraconservadora Ley y Justicia (PiS). En 2021, el Tribunal Constitucional Polaco declaró inconstitucionales varios artículos de los tratados de la Unión Europea (UE), una decisión que equivale a rechazar uno de los pilares fundamentales de la UE: la primacía del derecho comunitario sobre el nacional. Esta crisis ha colocado a Polonia al borde de la ruptura con la Unión Europea.
    Anti Lgtbi , xenófobo reconocido y anti-izquierda de toda la vida:

    «Está construida sobre la identidad, el acceso, la pertenencia y la acción nacionalista, las cuales dependen necesariamente de definir y usar a “los otros” como no pertenecientes a la identidad nacionalista, blanca y católica (por ejemplo: no cristianos, refugiados, personas LGTBQI, feministas, izquierdistas), en sí continuadores de la Narodowe Siły Zbrojne de extrema derecha de la Armia Krajowa en la resistencia Polaca».

    Marine Le Pen, líder de la ultraderecha francesa:
    La líder del Reagrupamiento Nacional francés (antiguo Frente Nacional), Marine Le Pen, perdió las elecciones presidenciales de 2017 contra Emmanuel Macron en la segunda vuelta. Sin embargo, la crisis de los chalecos amarillos reforzó las opciones electorales de Le Pen, de 53 años, que aspira a sustituir a Macron en los próximos comicios que se celebrarán en abril, en la que la política concurre con el partido M La France. En cualquier caso, Le Pen tendrá que disputarse el espacio a la derecha de Macron con Éric Zemmour, el nuevo candidato de la extrema derecha en Francia; «Travail, Famille, Patrie» más de lo mismo; casposo recuerdo del régimen de Vichy, el nombre con que informalmente se conoce al régimen político fascista y estado títere instaurado por el mariscal Philippe Pétain tras la rendición Francesa con la represión sistemática por parte de la milicia contra cualquier enemigo, incluido el exterminio de los judíos.

    Marlene Svazek, miembro del partido ultra de Austria:
    Marlene Svazek, de 30 años, es una política austriaca líder del partido ultraconservador FPÖ (Partido por la Libertad de Austria, en sus siglas en alemán) en Salzburgo. La agrupación formaba parte del gobierno de coalición que se conformó tras las elecciones de 2017. Tras un escándalo de corrupción que afectó al socio ultraconservador, se adelantaron los comicios que relegaron al partido de extrema derecha a un tercer puesto, tras los democristianos y los socialdemócratas, neonazis a la antigua usanza.

  2. «No os regocijéis en su derrota. Por más que el mundo se mantuvo en pie y paró al bastardo, la perra de la que nació está en celo otra vez».
    Bertolt Brecht.

DEJA UNA RESPUESTA