Alberto Reyero, el consejero de la Comunidad de Madrid que chocó con la presidenta Isabel Díaz Ayuso por la crisis en las residencias, ha presentado este viernes por la noche su dimisión. El consejero de Políticas Sociales ha hecho pública una carta que ha enviado a Ayuso explicándole que se trata de una decisión meditada y que ha querido esperar a que ella diera el discurso del estado de la región y al reinicio de la actividad parlamentaria ordinaria.

Reyero se despide de Ayuso recordándole que “la unidad entre las instituciones es el camino más acertado para vencer al virus”. Le desea “mucha suerte y acierto”. También agradece al vicepresidente, Ignacio Aguado, que le diera la oportunidad de ser consejero.

Reyero era una presencia incómoda para Ayuso. Llegó a cuestionar en junio la legalidad y moralidad de los protocolos de la Consejería de Sanidad que negaban la asistencia hospitalaria a miles de mayores de residencias.

Reyero advirtió al consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero (PP), de que si no le ayudaba podía darse la circunstancia de que «muchos residentes fallecieran de forma indigna». Escribió también en los correos que si se le negaba el auxilio a las personas con discapacidad de cualquier edad «incurriríamos en una discriminación de graves consecuencias legales».

Alberto Reyero
Alberto Reyero

Reyero avisaba de las «condiciones indignas»

«Tenemos que ser conscientes de que el soporte médico existente en la mayoría de residencias (en algunas ni eso) está concebido para una situación normal y eso abocaría a que desafortunadamente muchos residentes fallecieran en unas condiciones indignas. Por lo que sería necesario un apoyo sanitario por parte de Sanidad que ahora es muy complicado de obtener», escribió Reyero a Escudero en un primer correo.

«Si esto lo aplicamos a personas con discapacidad, la situación tiene una componente más grave; en este caso podría ocurrir que personas con discapacidad grave pero buenas expectativas de vida (…) podrían ser rechazados en esta derivación (a hospitales) e incurriríamos en una discriminación de graves consecuencias legales. Por favor, tened en cuenta eso», prosiguió.

El consejo de Sanidad no contestó ni a correos ni al teléfono y Reyero volvió a escribirle otro mensaje: «Como estamos teniendo problemas para hablar te paso algunas de las cuestiones que me preocupan». Reyero no obtuvo respuesta a estos correos por lo que el consejero insistió con nuevos escritos a Escudero que no llegaron a hacerse públicos.