“La risa es la distancia más corta entre dos personas”, decía Schopenhauer. En el caso de Vox, parece que nos están acortando mucho la distancia.

Como decía la gran escritora francesa Simone de Beauvoir, “La vergüenza ajena es una emoción útil para el que la siente”. Y en el caso de Vox, parece que están siendo útiles para hacernos reír con su moción de censura.

Si ya de por sí la foto de presentación parecía más propia de un grupo de amigos que se juntan en un bar que de una propuesta política seria, la entrevista con el candidato de la ultraderecha, Tamames, ha dejado claro en una entrevista en El País que no van a decepcionarnos en cuanto a momentos ridículos.

Pero no se queda ahí la cosa, Tamames también se permite el lujo de decir que no ve a Sánchez como un criminal, algo que choca frontalmente con la línea que Vox ha seguido hasta ahora, demonizando al presidente del Gobierno en cada oportunidad que tiene.

Lo mejor de todo es cuando Tamames asegura que se presenta para “hablar a los 47 millones y medio de españoles”. Si, has leído bien, no se conforma con los 47 millones, quiere llegar hasta el último medio español para transmitir su mensaje de ultraderecha. ¿Será que piensa que en algún rincón del país hay medio español que no ha oído hablar de Vox?

La moción de censura de Vox está siendo un espectáculo para no perdérselo, una comedia de errores que nos hace reír. Pero, como dijo el filósofo Arthur Schopenhauer, “La risa es la distancia más corta entre dos personas”. Y en el caso de Vox, parece que nos están acortando mucho la distancia.

DEJA UNA RESPUESTA