«Pretendo, desde el Gobierno, recurrir esa ley al Tribunal Constitucional», ha declarado en una entrevista en Onda Cero, recogida por Europa Press, acusando al presidente del Gobierno y candidato socialista a la Moncloa, Pedro Sánchez, de habérsela «entregado» a los partidos nacionalistas e independentistas vascos.

En su opinión, no se puede permitir que sea un «comité político» el que determine si alguien ha sido o no víctima de abuso policial, ya que eso es algo que deben decidir los jueces. «No puedes convertir a toda la Guardia Civil y a la Policía Nacional en represores», ha añadido.

DEBATE EN EL PARLAMENTO VASCO

Rivera se ha pronunciado así el mismo día en que el Parlamento Vasco ha aprobado el grueso de un dictamen sobre la reforma de la Ley de reconocimiento y reparación de víctimas de vulneraciones de derechos humanos en el contexto de la violencia de motivación política en Euskadi entre 1978 y 1999.

La modificación fue impulsada por el PNV y el PSE-EE para zanjar las dudas sobre la constitucionalidad de la ley original, pero un error de Elkarrekin Podemos en las votaciones ha motivado el rechazo del primer artículo de la reforma, que incluye una de las claves para evitar que sea recurrida ante el TC.

El artículo en cuestión dice que las vulneraciones de derechos humanos supuestamente sufridas «se podrán acreditar mediante la aportación de resolución judicial o administrativa» que las reconozca o «por cualquier otro medio de prueba admisible en derecho, sin que sea preciso que haya existido un proceso judicial previo», añadiendo que esa acreditación «no podrá desconocer lo ya resuelto por la jurisdicción penal».

Precisamente, uno de los principales motivos por los que el Gobierno de Mariano Rajoy anunció en su día la impugnación del texto original de la ley fue que esta invadía, a su entender, competencias exclusivas de los órganos judiciales, como opina también Ciudadanos.

Durante este debate parlamentario, representantes de EH Bildu y de organizaciones de policías nacionales y guardias civiles se han cruzado reproches y gestos despectivos en la Cámara, donde el diputado soberanista Julen Arzuaga ha comparado el comportamiento de los agentes con el de «nazis».

VIGILAR QUE BILDU CUMPLA LA LEY DE PARTIDOS

Respecto a esto, Rivera ha dicho que algunas afirmaciones por parte de Bildu suponen «defender la violencia» e «insultar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y a las víctimas» de ETA. «Si soy presidente, vamos a vigilar muy de cerca qué dicen y qué hacen y si cumplen la Ley de Partidos», ha señalado.

Además, ha afirmado que se va a «dejar la piel» para que, tras las elecciones generales, Bildu «no mande en España», para que su voto no sea decisivo para aprobar una moción de censura o unos Presupuestos ni sean «los socios del presidente del Gobierno».

Por otro lado, el presidente de Ciudadanos ha indicado que presentarán una enmienda a la Ley del estatuto de la víctima del delito para «acabar con los homenajes a terroristas». En su opinión, no es admisible que «se reciba a los etarras en sus pueblos como si fueran héroes nacionales cuando han sido asesinos».