El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, se ha comprometido este domingo a ejecutar «hasta el último céntimo» del pacto contra la violencia machista si gobierna y ha asegurado que el feminismo y la defensa de los derechos de las mujeres estará presente «en todos los Ministerios».

Rivera, que ha presentado en Madrid el decálogo «Feminismo Liberal», con motivo del Día Internacional de la Mujer que se celebra el 8 de marzo, ha asegurado que en materia de feminismo «España no tiene que ir a la izquierda ni a la derecha, tiene que ir hacia adelante» porque esta «no es una batalla de etiquetas, ni de bandos, ni de viejas rencillas, es una batalla del siglo XXI».

El líder de Ciudadanos, que ha estado acompañado en el acto por la candidata al Congreso por Barcelona, Inés Arrimadas, también ha hecho un llamamiento a los hombres para que «se impliquen» porque aquí «no hay guerra de sexos, es una causa de todos».

Sobre el compromiso en la ejecución del pacto contra la violencia machista, Rivera ha garantizado que lo hará tanto a nivel nacional como en las comunidades autónomas donde Cs gobierne.

«Que no se quede el dinero en los cajones porque la violencia machista todavía existe. No se puede negar la evidencia» ha remarcado.

Rivera también ha dejado claro que feminismo es aplicar la «política útil», como la ampliación de los permisos de paternidad.

El líder de Cs ha apostado por seguir ampliando estos permisos pero «cuadrando las cuentas, no inventándonos decretos sin dinero porque eso es frustración».

Por todo ello, Rivera ha insistido en que a él no se le escuchará hablar de «portavozas» sino de permisos de paternidad, de conciliación, de custodia compartida, de corresponsabilidad y de lucha contra violencia machista. «Esos son los debates que quiero que se produzcan en el Consejo de Ministros», ha precisado.

Rivera ha instado a su partido a liderar la causa del feminismo y les ha pedido que no pierdan el tiempo con quienes «rodean parlamentos o insultan».

Y en esta implicación «de todos» con el feminismo, Rivera se ha referido al papel de padre y ha afirmado que «no hay nada que te involucre más en la lucha sobre el feminismo que una conversación con tu hija».

También en su intervención, Arrimadas ha insistido en que Cs no dará «ni un paso atrás» contra la violencia machista y ha comprometido el trabajo de su formación en un «pacto de Estado» tanto a nivel nacional como en Andalucía, donde Cs tiene un pacto de gobierno con PP y Vox.

«Es absurdo decir que todos los hombres maltratan pero es más absurdo todavía negar que la violencia machista existe» ha señalado Arrimadas, en referencia a la línea ideológica que sobre este asunto defiende la formación de extrema derecha.

«Nadie tiene el monopolio de la lucha contra el machismo» y menos quienes ni siquiera han firmado el pacto contra la violencia machista, ha insistido Arrimadas en su crítica a Vox.

Arrimadas también ha aludido a quienes insisten en utilizar el lenguaje desdoblado y a ellos les ha dicho que no recibirá lecciones de «nadie que ponga un cartel que diga nosotras, con tres hombres delante».

«Feminismo no es decir portavozas, es cambiar políticas» ha insistido la candidata de Barcelona por Cs, retomando uno de los puntos del decálogo feminista de la formación naranja.

A juicio de Arrimadas, «decir portavozas o insultar a quien no está todo el día con el lenguaje desdoblado» no sólo es «inútil» para la igualdad, es «contraproducente» porque aleja a mucha gente del feminismo.

En el acto, en el que Cs presentó su decálogo para un feminismo «inclusivo, plural y abierto», también han estado presentes con breves intervenciones las diputadas Patricia Reyes, Marta Rivera y Lorena Roldán; la portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís, y la consejera de Igualdad y Políticas Sociales de Andalucía, Rocío Ruiz.

En diez puntos recogidos en el documento, Ciudadanos insiste en un feminismo liberal, que no es patrimonio de nadie, que es corresponsable en materia laboral para «que ninguna mujer tenga que elegir entre su carrera y su familia», que no excluye al hombre porque es una «batalla de toda la sociedad» y que es necesario en España y en Europa.

Además, el documento recuerda que el feminismo «no es decir portavozas», sitúa a la educación en el centro del debate, no entiende de paternalismos y, sobre todo, exige que «no se dé ni un paso atrás» en la lucha contra la violencia machista» por lo que el pacto de estado sobre este asunto se convierte en inevitable.

DEJA UNA RESPUESTA