El presidente de Cs, Albert Rivera, ha asegurado que no pondría «la mano en el fuego» ni por él mismo de que no acabaría haciendo lo que ha hecho el marido de María José Carrasco, enferma terminal, que falleció el miércoles con su ayuda, si viera en esas circunstancias a un ser querido.

«Hay que verse en la situación si tu hija o tu mujer están sufriendo de esa manera», ha dicho Rivera durante un almuerzo organizado por el foro ABC.

Ha insistido en que está a favor de regular la eutanasia, pero hay que hacerlo «de manera garantista, con cabeza» y poniendo también en el foco en los cuidados paliativos.

El sufrimiento, ha señalado, «no tiene ideologías y la caridad tampoco».