Miguel Bosé ha sido uno de los principales adalides que se puede encontrar en nuestro país contra el uso obligatorio de las mascarillas. El artista llegó a colgar un vídeo en su perfil de Twitter en el que expresa su apoyo e insta a acudir a la manifestación antimascarillas que se celebró este domingo a las 18 horas en la Plaza de Colón de Madrid.

En otro vídeo incluso animaba a reunir hasta a un millón de personas en el acto: «Estamos en total desacuerdo con la obligación de llevar mascarilla y en todos los lugares públicos (aunque estés solo). Nos parece una medida desproporcionada sin justificación científica. Y, de hecho, somos el único país de Europa».

Cientos de personalidades criticaron su actitud. Desde el «Esto es simplemente atentar contra el bien común» de Ismael Serrano, pasando por «Miguel Bosé lleva meando fuera del tiesto demasiado tiempo» de Marwán, hasta el «Que tengas la vida resuelta no implica que te cargues todo por lo que lucha tu gremio», de Luis Cepeda.

Sin embargo, una voz asomo por encima del resto. Fue la de la divulgadora científica Rocío Vidal, más conocida como La gata de Schrödinger, quien reaccionó al anuncio de Bosé con ironía: «Si después de asistir a la manifestación os encontráis mal, no asistáis a la sanidad pública, es todo una mentira, y el Covid no existe», señaló, para añadir a continuación: «Id a casa de Miguel Bosé, él os acogerá y os cantará el ‘Sana Sanita’ o el ‘Amante Bandido’, lo que prefiráis».