Un mes después de los trágicos acontecimientos que conmocionaron a la opinión pública, Rodolfo Sancho finalmente ha acudido a la prisión tailandesa de Koh Samui para reunirse con su hijo Daniel, quien se encuentra detenido tras el asesinato de Edwin Arrieta.

Sin embargo, la atención mediática que siguió a este emotivo encuentro no se desarrolló de la manera que muchos esperaban, debido al tono de las declaraciones de Sancho.

El actor pasó tres horas junto a su hijo, acompañado por abogados y una asistenta tailandesa contratada por el equipo legal. Según informó «El programa del verano» de Telecinco, Sancho llegó a las instalaciones con un gesto serio y luciendo gafas de sol para ocultar su rostro.

Rodolfo Sancho rompe su silencio con un comentario que genera controversia
Rodolfo Sancho rompe su silencio con un comentario que genera controversia

Después de la visita, Rodolfo Sancho ofreció unas declaraciones breves y medidas a los reporteros, sosteniendo una nota en la mano. «En primer lugar, mi más sentido pésame a la familia Arrieta. Segundo, mostrar respeto a las autoridades tailandesas, que creemos en la justicia y en cómo funcionan las cosas. Y no solo eso, sino que decir que mi hijo ama profundamente este país, su cultura, su gente. Por eso venía. En tercer lugar, agradecer el apoyo de toda la gente y agradecer a esa parte de la prensa que muestra respeto y se porta bien. Y, por último, en cuanto al proceso judicial, simplemente decir que estamos esperando el informe de la Fiscalía y hasta ese momento en realidad no podemos hacer nada más», declaró ante los micrófonos.

Los periodistas intentaron profundizar y obtener información sobre lo primero que le dijo a su hijo, si conocía la doble vida de Daniel o si este le había revelado el motivo detrás del asesinato del cirujano colombiano.

Sin embargo, Rodolfo Sancho fue tajante en su respuesta: «No voy a responder preguntas de carácter personal, no puedo revelar ese tipo de información, es privada y cualquier comentario al respecto sería contraproducente».

El tono de la conversación se volvió aún más tenso cuando Sancho perdió la paciencia: «Lo voy a decir ya que estamos: a esa parte de la prensa que creen que yo estoy tirado por los suelos llorando, ese no soy yo. Hay dos formas de tomarse las cosas cuando vienen en la vida: como una desgracia o como un reto. Creo que ya he dicho suficiente. Entonces, no van a conseguir lágrimas de mi», señaló.

Además, instó a los periodistas a retirarse, enfatizando que esta sería la primera y la última vez que hablaría sobre el tema: «Es la primera y la última vez que hablo, entonces os recomiendo y os agradecería que os fuerais. Gracias».

DEJA UNA RESPUESTA