Ángela Murillo, la jueza sección cuarta de la sala de lo Penal,ha decidido absolver a Rodrigo Rato y los otros 33 acusados por la salida a bolsa de Bankia al no encontrar indicios de delito de estafa a inversores y falsedad contable en las cuentas de la entidad de 2010 y 2011.

La representante del Ministerio Fiscal, Carmen Launa, indicó en su alegato final que «crear el Grupo BFA y valorarlo en 6.000 millones por encima de su valor real, no fue un error empresarial, al igual que tampoco lo fue sacar a Bolsa a Bankia con un folleto falso (…) fueron falseamientos conscientes, transmitidos al mercado y a terceros».

La fiscal alegó que «Rato fue el que pilotó este proyecto y era consciente de que «los inversores iban a recibir una información completamente falseada». «El presidente de Bankia encaró una amplia campaña publicitaria que da una imagen ficticia de solvencia y de unas buenas perspectivas que estaban alejadas de la realidad», señaló.