El presidente iraní, Hasan Rohaní, defendió hoy que los Guardianes de la Revolución siempre han tenido “un rol del liderazgo” en la lucha antiterrorista y aseguró que su popularidad en Irán va a aumentar tras la designación de este cuerpo militar de élite como grupo terrorista por Estados Unidos.

“Los Guardianes de la Revolución siempre han luchado contra el terrorismo (…) mientras que esos terroristas han sido creados y financiados por los poderes hegemónicos (EE.UU.)”, subrayó en un discurso retransmitido en directo por la televisión estatal.

Rohaní denunció que EE.UU. “en los últimos 40 años ha planeado numerosos complots contra la nación iraní y todos han fracasado” y que, para compensar esos reveses, ha designado a la Guardia Revolucionaria grupo terrorista.

En su opinión, la decisión de Washington es “un error” ya que no podrá romper la unidad de Irán y “desde ahora la popularidad de los Guardianes va a crecer entre el pueblo de Irán”.

Tras estas palabras, los asistentes a la ceremonia, organizada en Teherán con motivo del Día Nacional de la Tecnología Nuclear, aplaudieron y gritaron los tradicionales lemas de “Muerte a EE.UU. y muerte a Israel”.

El presidente iraní denunció también que EE.UU. está desempeñando “un rol de liderazgo en la propagación del terrorismo en el mundo” y que las tropas estadounidenses “siempre han sido una fuerza de intervención en la región”.

“Vuestras conspiraciones no van a afectar a la región”, aseveró Rohaní, citando tanto las sanciones impuestas por Washington contra Irán como sus decisiones a favor de Israel respecto a Jerusalén y los Altos del Golán ocupados a Siria.

El presidente estadounidense, Donald Trump, decidió ayer designar a la Guardia Revolucionaria grupo terrorista, a lo que el Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán respondió catalogando también de terroristas a las tropas estadounidenses desplegadas en Oriente Medio.

Según el comunicado del Consejo Supremo de Seguridad Nacional, el Mando Central de Estados Unidos (CENTCOM), encargado de las operaciones militares en Oriente Medio, y todas sus fuerzas afiliadas son consideradas terroristas, y se reconoce al Gobierno estadounidense como “patrocinador del terrorismo”.

Washington ha impuesto sanciones en los últimos años a decenas de entidades e individuos afiliados a los Guardianes de la Revolución, pero nunca a la organización en su conjunto.

La Guardia Revolucionaria, creada después del triunfo de la Revolución Islámica de 1979 para proteger al sistema teocrático chií, es la organización militar más poderosa de Irán y controla amplios sectores económicos del país.

Este cuerpo de élite ha enviado en los últimos años asesores militares a Siria e Irak para ayudar a estos países en la lucha contra el grupo Estado Islámico (EI) y apoya a diversas milicias chiíes como el grupo libanés Hizbulá.

Deja un comentario