“Estoy segura de que después de elecciones habrá un Vistalegre –en referencia al lugar en el que se han celebrado los dos congresos del partido con anterioridad– en el que yo no participaré porque siempre estaré fuera de la vida orgánica porque me está prohibido por la Constitución”, ha señalado Rosell en una entrevista en la Cadena Ser, recogida por Europa Press.

En este sentido, ha explicado que el hecho de que no pueda participar en ese congreso se debe a que no puede tener como juez filiación política, pero ha opinado que sería “muy sano” que una mujer fuera la siguiente secretaria general. Así, ha subrayado que está segura de que “habrá un examen” y que a ella le gustaría “mucho” que la próxima líder del partido fuera mujer.

Con todo, ha matizado a lo largo de la entrevista que en Unidas Podemos tras unas elecciones “se da cuenta a la militancia” del trabajo realizado “y se pone el cargo a disposición” de los inscritos. “En Unidas Podemos después de cada proceso electoral se da cuenta a la militancia, a los inscritos, y se pone el cargo y lo que se ha hecho y conseguido a disposición”, ha indicado.

Rosell ha señalado por último que desconoce cuál será el siguiente paso de la formación tras los comicios ya que para empezar aun se desconoce el resultado electoral. “Confío en que no sea el previsto”, ha apostillado haciendo referencia a los datos de la encuesta del CIS.

El último congreso tuvo lugar en febrero de 2017, cuando el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, revalidó su liderazgo en la Asamblea Ciudadana Estatal de Vistalegre II. Entonces consiguió hacerse con la mayoría absoluta de la dirección estatal y sacar adelante todas sus propuestas para la nueva etapa del partido.

Deja un comentario