Un total de 27 mujeres periodistas están encarceladas en el mundo por su trabajo, lo que supone un 8 % del total de informadores en prisión, porcentaje que ha crecido significativamente desde hace cinco años, cuando eran un 3 %, indica Reporteros sin Fronteras (RSF).

Esas periodistas, precisa RSF en un comunicado este jueves con ocasión del Día Internacional de la Mujer, están encarceladas en nueve países: China (7), Irán (7), Turquía (4), Arabia Saudí (3), Vietnam (2), Egipto (1), Bahrein (1), Siria (1) y Nicaragua (1).

El secretario general de la organización, Christophe Deloire, reclama su «liberación inmediata e incondicional» y pide a la ONU que se movilice, tras señalar que están «privadas de libertad por sus escritos o sus palabras valientes».

Deloire insiste en que son «víctimas de condenas a menudo desproporcionadas e inicuas, y como sus colegas también tienen que sufrir las condiciones de detención más penosas, cuando no son torturadas y acosadas sexualmente».

Para ilustrar esas condiciones «particularmente duras», RSF se refiere al caso en Nicaragua de la directora de la redacción en el canal de información «100 % Noticias», Lucía Pineda Ubau, que antes de ser transferida a un centro de detención para mujeres pasó 41 días en El Chipote, cárcel de alta seguridad.

Según el eurodiputado portugués José Inácio Faria, que visitó allí a periodistas encarcelados, las condiciones en El Chipote son «inhumanas».

Algunas de las periodistas encarceladas en el mundo han sido condenadas a cadena perpetua. Así ocurre con la antigua responsable del sitio de información «Salkin», Gulmira Imin, de la comunidad musulmana uigur, condenada en 2010 por separatismo y divulgación de secreto de Estado.

O con Nazli Ilicak, sentenciada también a perpetuidad en Turquía por haber participado la víspera del golpe de Estado de julio de 2016 en una emisión crítica.

DEJA UNA RESPUESTA