El PSOE y Unidos Podemos defienden en su acuerdo programático un modelo de RTVE plural, independiente, pública, transparente y de calidad.

Han pasado 526 días desde que Rosa María Mateo asumiera la administración única y provisional de RTVE, con el objetivo de estar solo un par de meses. La periodista ha terminando salpicada por un largo listado de conflictos: acusaciones de purgas y manipulaciones, audiencias a la baja y multas desde competencia. la administradora única provisional de Radiotelevisión Española afirmó que dimitiría de su puesto en el momento en el que hubiera un nuevo Gobierno, pues no era su intención “atarse a la silla”.

Lo cierto es que la situación para Mateo tampoco es favorable con los números en la mano: pocas enmiendas se pueden hacer a la situación de la audiencia. Desde que Mateo asumió el mando, la cuota de pantalla de los canales del ente no ha mejorado, siguiendo la tendencia que arrastraba años atrás, cuando ésta todavía no tenía ninguna responsabilidad administrativa. Ella, por su parte, siempre ha relativizado su influencia en esta caída. Ha defendido que, pese a asumir el cargo en julio, su equipo se puso manos a la obra en diciembre y que ya había muchos programas contratados cuando aterrizó en la televisión.

El PSOE demostro que Radiotelevisión Española no es un asunto menor para ellos. Días después de la moción de censura de 2018, aprobaron un Real Decreto para situar a una persona afín al frente de la corporación. Por el camino cayeron nombres que propuso la Dirección de Unidas Podemos para presidir RTVE, como el de Ana Pardo de Vera.

El acuerdo programático al que llegaron hace unas semanas el PSOE y Unidas Podemos incluye una mención a RTVE en su punto 6.4.: “Defendemos un modelo de RTVE plural, independiente, pública, transparente y de calidad, que se convierta en polo de producción, orientada al fomento y difusión de la cultura española, impulsando la renovación del Consejo de Administración mejorando el sistema de concurso público”.

Rosa María Mateo, administradora provisional de RTVE, en las instalaciones de la cadena pública.

Los socialistas nunca han escondido su intención de llegar a «acuerdos parlamentarios que permitan la elección y renovación de los órganos constitucionales», entre ellos RTVE. En teoría, la Comisión Mixta de RTVE reanudará en las próximas semanas el proceso de elección del nuevo Consejo de Administración de la corporación y deberán elegir a 10 personas de la lista de 20 candidatos que ‘ganaron’ el concurso público que se convocó en 2018.

Pedro Sánchez reconoció en una conversación off the record, tal y como recoge El Independiente, que el pasado verano, en su visita al programa Los Desayunos de TVE que el concurso público había sido un desastre y que la opción más lógica era buscar un consenso entre los grupos parlamentarios para designar al nuevo Consejo de Administración de la corporación, ante las dificultades para seguir el guión que estaba marcado.

Unidas Podemos y el PSOE no disponen de la mayoría parlamentaria suficiente como para garantizar el éxito de los candidatos que propongan, por lo que deberán pactar con la oposición o comprometer la entrada de un consejero afín a ERC, en caso de renunciar al concurso.