Este jueves, el diputado de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), Gabriel Rufián, protagonizó una intensa disputa en Twitter con Javier Ortega-Smith, portavoz de Vox en el Ayuntamiento de Madrid, dejando a la vista de todos los seguidores de la red social una tensa confrontación.

En un principio, ambos se respondieron de manera seria, atacándose mutuamente. Sin embargo, Rufián decidió darle un giro más burlón a la situación y publicó una fotografía con posibles vuelos a Londres.

Rufián acaba una discusión en Twitter con un contundente golpe a Ortega-Smith
Rufián acaba una discusión en Twitter con un contundente golpe a Ortega-Smith

El conflicto comenzó cuando Rufián compartió una imagen suya junto a Oskar Matute, diputado del Congreso por EH Bildu, insinuando que en el debate de RTVE faltaba la presencia de Matute para replicar a Santiago Abascal, líder de Vox.

Javier Ortega-Smith respondió compartiendo el tuit y señaló que lo que le faltaba a la fotografía son «los barrotes de vuestra celda», expresando así su deseo de que ambos políticos estuvieran encarcelados.

Rufián le llamó «fascista» y le aseguró que los tendrá siempre enfrente, rechazando de esta forma la ideología que representa.

La disputa continuó con un nuevo comentario de Ortega-Smith, diciendo: «Siempre enfrente, vosotros en el banquillo de los acusados por golpistas y terroristas y nosotros como acusación».

En respuesta a este comentario, Rufián mencionó la orden de busca y captura que Londres tiene en su contra desde 2014 por un supuesto robo en Gibraltar, refiriéndose a él como «prófugo de la justicia». De manera irónica, le envió una fotografía con opciones de vuelos a Londres, finalizando su argumento con un burlesco «¿te pillo uno?».

La discusión entre ambos políticos se convirtió en un tema candente en Twitter, atrayendo la atención de numerosos usuarios y generando diversos comentarios y reacciones en la red social. La confrontación dejó en evidencia las tensiones y divergencias ideológicas entre ambas formaciones políticas.

DEJA UNA RESPUESTA