El candidato de ERC al Congreso de los Diputados Gabriel Rufián cree que no se puede considerar que el Gobierno de la Generalitat de Cataluña haya dado «una paso atrás» al retirar los lazos amarillos, porque ha intentado «sortear la prohibición», y ha afirmado que lo que se deberían quitar son «los más de 3.000 símbolos fascistas y franquistas» de las calles de Cataluña. Además, espera que no se lleguen a prohibir «las vaquitas amarillas» que se han colocado en la Conselleria de Agricultura, aunque no lo descarta.

Durante una rueda de prensa celebrada en Bilbao, junto a los también aspirantes de EH Bildu a la Cámara baja Oskar Matute y Mertxe Aizpurua, para presentar el acuerdo estratégico alcanzado para las elecciones al Congreso y al Senado, Rufián ha apuntado que «llevar un lazo amarillo no te hace independentista y no es un símbolo independentista, aunque se cacaree diariamente».

«Es un símbolo que llevarlo o ponértelo en cualquier sitio te hace demócrata. Lo único que intentan denunciar es el hecho de que haya nueve personas en la cárcel por un referéndum, algo que a todo el mundo, vote a quien vote, estoy absolutamente convencido de que le puede parecer una barbaridad», ha indicado.

Por ello, ha apuntado que le gustaría que, «según qué medios de comunicación y según que instituciones, se preocuparan más de retirar símbolos fascistas o franquistas, por ejemplo, en las calles de Cataluña, que son más de 3.000, que lazos amarillos». «A mí me encantaría que Albert Rivera o Inés Arrimadas estuvieran tan cabreados con algún símbolo fascista o franquista como están con los lazos amarillos», ha apuntado.

Gabriel Rufián ha destacado que «el relato siempre acaba» responsabilizando al presidente del Govern de turno: «En su momento, decían que era una cuestión de Mas, luego fue una cuestión de Puigdemont y ahora es una cuestión de Torra. No, no es una cuestión de Torra, que lo único que intenta es representar un sentimiento que hay en las calles de Cataluña. Hay mucha gente que no es independentista, que no es republicana, que no votan a ERC, a CUP ni al PDeCAT, que llevan el lazo. La pregunta que hay que hacerse es por qué», ha señalado.

DECISIÓN DEL GOVERN

El dirigente de ERC ha asegurado que «respeta enormemente la decisión colegiada del Govern de Cataluña» de retirar los lazos amarillos, pero ha precisado que «no ha sido un paso atrás», como se ha intentado «vender», sino que se ha intentado «sortear esta deriva reaccionaria del Estado o de la Junta Electoral».

En este sentido, ha denunciado que «no le cabreara tanto» a la Junta Electoral que un periódico de ámbito estatal publicara el día de reflexión de las elecciones catalanas del 21D una entrevista con Arrimadas, por la que impuso una multa de 1.000 euros al rotativo. «En cambio, le cabrea un montón un lazo amarillo», ha lamentado.

Según ha asegurado, lo único que se ha intentado por el Ejecutivo catalán es «sortear esta prohibición y se han cambiado los lazos por otro símbolo amarillo». «Por ejemplo, en la Conselleria de Agricultura, que ERC comanda, se ha cambiado el lazo amarillo por vaquitas amarillas. Espero que no se llegue a prohibir que pongan vaquitas amarillas en la sede de la Conselleria de Agricultura, pero todo puede pasar», ha apostillado.

MALVERSACIÓN

También se ha referido al hecho de que el Tribunal de Cuentas haya iniciado un procedimiento de responsabilidad contable por el referéndum del 1 de octubre y analice si el expresident Carles Puigdemont y el resto de su Gobierno destinaron fondos públicos para esta jornada.

El dirigente de Esquerra ha afirmado que no valoran «acusaciones, sobre todo de la Guardia Civil, que se ha demostrado que miente más que habla en muchas ocasiones, sobre todo en torno a este proceso». «Cada vez que nos preguntan algo así, siempre contestamos con las palabras literales de un señor poco sospechoso de ser un separatista rojo bolivariano: el exministro de economía y Hacienda, Cristóbal Montoro», ha precisado.

Gabriel Rufián ha recordado que, a preguntas «sobre todo de Rivera, que estaba muy interesado en esto y, en su momento, incluso de algún miembro del PP», Montoro aseveró que «no había existido malversación». «Y yo creo que es poco sospechoso de haber votado a Bildu o a ERC», ha ironizado.

ALSASUA

Gabriel Rufián también ha recordado a las miles de personas se manifestaron este pasado domingo en la localidad navarra de Alsasua para denunciar la sentencia de la Audiencia Nacional que condenó a ocho jóvenes por la agresión en un bar a dos miembros de la Guardia Civil y sus parejas durante la madrugada del 15 de octubre de 2016.

«Fue un día hermoso, en el que se juntó gente de mil pueblos diferentes, con mil lenguas diferentes, con mil apellidos diferentes, con mil banderas diferentes en el balcón y en el corazón. Sesenta mil personas se juntaron ayer en Altsasu y plantaron cara a una de las maquinarias mediáticas y de poder más bestias de la historia», ha asegurado.

Tras denunciar que el hecho de que estos «chavales» estén en la cárcel «tantísimo tiempo por un tobillo roto, es una auténtica barbaridad, sobre todo cuando hay cinco violadores sentenciados en la calle», ha destacado que manifestaciones como la de ayer demuestran «que la gente sabe que ‘La Manada’ lleva toga».