El número dos de ERC en las elecciones generales, Gabriel Rufián, ha afirmado este jueves por la noche que su partido «es la peor amenaza» a un «Estado vengativo que encarcela a demócratas y pone a la mitad de un gobierno en un furgón policial entre burlas de la Guardia Civil».

En el acto de inicio de su campaña electoral, en la Plaça de la Vila de Sant Vicenç dels Horts (Barcelona) ante más de mil personas, Rufián ha explicado que le ha prometido al líder de ERC y cabeza de lista, Oriol Junqueras, «ganar estas elecciones a sus carceleros».

«Quiero tener un recuerdo para nuestros compañeros secuestrados, para los presos políticos y los exiliados, y decirles que no pararemos hasta que salgan», ha apuntado, antes de indicar que «nos enfrentamos a los mismos que hace 80 años nos robaron una patria, un país, una república y nuestros derechos civiles y sociales».

Según Rufián, «en España pasan cosas terriblemente anómalas, y da igual a quién votes y el apellido que tengas o la lengua que hables, ya que hay un Estado vengativo que pone a la mitad de un gobierno en un furgón policial entre burlas de la Guardia Civil».

«Vienen tiempos duros en que el fascismo campará a sus anchas, y no solo en mítines, sino también en platós de televisión, de hecho ya lo estamos viendo», ha denunciado, por lo que «costará más que nunca plantar cara, pero no dejaremos de hacerlo».

«¿Por qué tiene un coste tan alto decir según qué cosas en España?», se ha preguntado Rufián, para quien «decir la verdad es decir que los del régimen del 78 son unos salvajes», y ha añadido: «¿Por qué nadie más dice que la manada tiene toga?».

Según Rufián, «nuestra mejor bandera en el Congreso ha sido avergonzar al PSOE cuando apoyaba la investidura de Mariano Rajoy traicionando a sus votantes».

En el acto en Sant Vicenç dels Horts, ciudad de la que fue alcalde Junqueras, también ha intervenido el vicepresidente del Govern y adjunto a la presidencia de ERC, Pere Aragonès, que ha indicado que en estas elecciones «hay la amenaza de la derecha pero también es una amenaza el inmovilismo de aquellos que no quieren hablar de la autodeterminación y construir un diálogo».

«El 28 de abril tiene que ser una victoria republicana en contra de un PSOE que se ha acobardado y no ha querido abrir un proceso de negociación con Cataluña», ha apuntado Aragonès, antes de afirmar que «en Cataluña «esto va de PSOE o de ERC».

Según Aragonès, «hay que acumular fuerzas para impedir un gobierno de PSOE con Ciudadanos, que es el sueño húmedo del ‘establisment’ del Ibex 35».