El número dos ERC en las elecciones generales, Gabriel Rufián, ha asegurado que su partido no irá al Congreso con una actitud de bloqueo si sus votos son decisivos para la gobernabilidad, y ha lamentado que así lo quieran transmitir algunos rivales políticos, como «los comuns».

«Están mintiendo. Saben perfectamente que no vamos al Congreso a bloquear nada. Lo único que vamos a bloquear es el 155. No dejaremos a una señora de Lavapiés sin agua municipal, porque esto es lo que significa bloquear en el Congreso», ha dicho en una entrevista de Europa Press.

Así, considera que ERC debe proponer y colaborar con aquellas iniciativas sociales que se propongan y que les parezcan interesantes, ya que, si están en el Congreso con la actitud de «no a todo», no se entenderá en España en general ni en Catalunya en particular.

Rufián ha reivindicado que en la actual legislatura ERC no ha rehuido la responsabilidad cuando se ha tratado de impulsar medidas concretas, y ha dicho, por ejemplo, que han votado «el 100% de las iniciativas sociales» de Podemos.

Lamenta que, por el contrario, no encuentren «reciprocidad» en el partido de Pablo Iglesias cuando han intentado, por ejemplo, situar el referéndum de independencia de Catalunya como un mecanismo para abordar el conflicto político.

«Pido a los responsables de los comuns que dejen de mentir. Que dejen de decir que ERC va a bloquear el Congreso, que dejen de decir que ERC se olvida de las políticas sociales para esconderse con la bandera» catalana, ha resumido.

EN MALASAÑA Y EN CORNELLÀ

Rufián formó parte de la dirección de la ANC antes de dar el salto a la política con ERC, y asegura que la organización sigue siendo un actor importantísimo para la sociedad catalana, pero él no está «de acuerdo» en que el independentismo deba ejercer de minoría de bloqueo en el Congreso.

«El bloqueo supone que alguien de Malasaña se quede sin según qué prestaciones sociales o no pueda acceder a una beca universitaria, y esto al final, no solo perjudica a alguien de Malasaña, sino que alguien de Cornellà (Barcelona) no lo entiende», según el republicano.

El diputado reivindica que ERC sea un partido abierto, sensible tanto con la Catalunya interior como con la metropolitana: «No solo nos tienen que entender en Osona; nos tienen que entender en el Baix Llobregat, porque, si no, este país no se ganará nunca».

UNIDAD CON JXCAT

Está convencido de que ERC y JxCat actuarán unidos sobre el proceso político catalán, y asegura que en la actual legislatura han tenido «una relación excelente y de colaboración mutua» siempre que ha sido necesario.

Sin embargo, ha defendido que en temas sectoriales, como la ley estatal hipotecaria, votarán diferente porque tienen postulados distintos: «A nivel ideológico a veces hemos votado cosas diferentes y no ha pasado nada».

«La transversalidad es muy rica pero no podemos compartir según qué votaciones o según qué discursos que vienen a decir ‘no a todo’, porque al final conlleva que perjudicas a gente muy humilde como la gente de Catalunya por ejemplo», ha concluido.

PELIGRO DE 155

Rufián ha defendido que ERC tenga un papel decisivo en el Congreso para evitar un nuevo 155: da por hecho que lo habrá tanto si gobiernan PP, Vox y Cs como si hay una coalición PSOE-Cs –cree que demoscópicamente tiene más posibilidades la segunda opción–.

«Si gobiernan PSOE y Cs de facto también aplicarán otro 155; puede que barnizado o ‘low cost’, pero también sería muy nocivo. Cs tiene los mismos planteamientos hacia la cultura, la lengua, la historia y los anhelos del pueblo de Catalunya que tienen PP y Vox», ha argumentado.