El Ministerio de Exteriores de Rusia aseveró hoy que los planes de incrementar la presencia de la OTAN en el mar Negro propiciará nuevas provocaciones por parte de Ucrania.

La nota difundida por la Cancillería rusa, señala que «tras la militarización del nordeste de Europa, anteriormente tranquilo en el aspecto militar, la OTAN decidió incrementar su presencia militar en el mar Negro».

«Se refuerzan todos los componentes, el aéreo, el terrestre y el naval. La representante permanente de EE. UU. en la OTAN declara que esto se hace para ‘garantizar el paso de los navíos ucranianos’, lo cual significa que está empujando a Kiev a llevar a cabo nuevas provocaciones», señala el texto.

Además, el comunicado indica que formalmente la OTAN expresa su disposición a dialogar con Rusia, sin embargo, «no se observan pasos concretos» al respecto.

El Ministerio señaló que la Alianza utiliza un lenguaje de ultimátums y en realidad no está dispuesta a debatir a fondo los problemas claves que afectan a la seguridad europea dentro de una conversación «orientada a lograr resultados».

Según el documento, Rusia continúa abierta al diálogo con el fin de reducir las tensiones, recuperar la confianza, evitar las incomprensiones y reducir los riesgos de incidentes peligrosos.

La embajadora estadounidense ante la OTAN, Kay Bailey Hutchison, anunció esta semana que Washington pedirá también esta semana a sus aliados que aprueben un paquete de medidas destinado a incrementar la presencia de la Alianza en el mar Negro.

El objetivo, explicó la diplomática, es contrarrestar la influencia de Rusia en el mar Negro, donde el pasado noviembre Moscú capturó por la fuerza tres barcos y 24 marineros ucranianos para impedirles el paso por el estrecho de Kerch cuando se dirigían hacia el mar de Azov.

El Kremlin se pronunció la víspera acerca de la propuesta de Washington al señalar que la valora «negativamente» y no comprende bien su contenido.

«No comprendemos de qué se trata. La situación en torno a la navegación en el estrecho de Kerch es bien conocida al igual que la postura de Rusia al respecto que se corresponde con el derecho y las leyes internacionales», afirmó el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov.

Ucrania acusa al Kremlin de restringir el tránsito por el estrecho de Kerch para convertir el Azov, mar interior compartido por rusos y ucranianos, en una zona bajo control ruso, mientras Moscú asegura que simplemente quiere garantizar la seguridad del puente de Crimea, que une la península anexionada en 2014 con el resto del territorio ruso.

Según la versión rusa, el pasado 25 de noviembre los buques ucranianos fueron detenidos en las aguas rusas del mar Negro, mientras Kiev asegura que la captura se produjo en aguas internacionales.

DEJA UNA RESPUESTA