Rusia celebró hoy el quinto aniversario del referéndum en la península ucraniana de Crimea que dio pie a este país para incorporarla a su territorio, decisión que enfrenta desde entonces a Moscú no solo con Ucrania, sino también con gran parte de la comunidad internacional.

«Primavera crimea», así denominaron las autoridades de la capital rusa el festival de tres días para celebrar la «reunificación» con Crimea, que culminará el próximo lunes.

Según el Ayuntamiento de Moscú, durante el evento habrá más de setenta conciertos y espectáculos, que tendrán como escenario diversas plazas de la ciudad.

«Intentaremos estos días acercar Crimea a los moscovitas y los visitantes de la capital», declaró a la agencia Interfax Alexéi Nemeriuk, uno de los organizadores del festival.

Agregó que más 300 restaurantes de la ciudad ofrecen a partir de este viernes durante una semana un menú temático, «Días de la primavera crimea», para promocionar los pescado y otros productos de la península.

En Crimea, las celebraciones del quinto aniversario del referéndum comenzaron con el despliegue en el monte Gasfort de una gigantesca bandera rusa, de 1.423 metros cuadros, regalada en su tiempo por el presidente ruso, Vladímir Putin, al club de moteros «Lobos nocturnos».

«Lo hicimos todo tan rápido, tan por sorpresa y con tanta osadía que nuestros oponentes no tuvieron tiempo de reaccionar», dijo hoy el jefe de la república de Crimea, Serguéi Axiónov, citado por la Agencia Federal de Noticias, al recordar los acontecimientos de hace un lustro.

Según los resultados oficiales de los referendos convocados entonces por las autoridades de Crimea y el puerto de Sebastopol, declarados ilegales por el Gobierno de Ucrania, los habitantes de la península se pronunciaron casi de manera unánime por su incorporación en la Federación Rusa.

A favor de esta opción en Crimea se manifestó el 96,77 por ciento de los votantes y en Sebastopol el 95,6 por ciento.

Dos días después, el 18 de marzo de 2014, Putin y los líderes de Crimea y Sebastol firmaban en el Kremlin los tratados de incorporación de eso territorios en la Federación de Rusia.

«Prácticamente toda la gente estaba a favor de volver al seno de Rusia», dijo a Efe Alexandr, un ruso que prefiere que se le cite solo por el nombre de pila y que estuvo en Crimea en «comisión de servicio» en las semanas previas y posteriores al referéndum.

En su opinión, los militares ucranianos que se encontraban en Crimea actuaron con «mucha sensatez», al no oponer resistencia a su desarme y a la ocupación de sus cuarteles.

«No tenían las más mínima posibilidad. Los hubieran machacado», aseguró.

Ucrania declaró la península territorio ocupado y recibió el respaldo de la Unión Europea, Estados Unidos y de otros países, que no solo no reconocieron los resultados de la consulta, sino que también condenaron la anexión de Crimea y adoptaron una serie de sanciones contra Rusia.

«Crimea es nuestra», esta consigna repetida como mantra se convirtió hace cinco años en un símbolo de cohesión nacional.

Por primera vez en decenios Rusia sumaba territorio y, para muchos de sus ciudadanos, enseñaba al mundo su condición de gran potencia y su capacidad de hacer frente a las presiones internacionales.

«Crimea unió a los de izquierdas y de derechas. Crimea cohesionó y unió a nuestro país, a la sociedad civil», dijo el presidente de la Duma del Estado (Cámara de Diputados de Rusia), Viacheslav Volodin, en vísperas del aniversario del referéndum.

Cinco años después de la consulta, el 89 por ciento de los crimeos volvería a votar a favor de la reunificación con Rusia, según un sondeo del Centro de Estudios de la Opinión Publica.

En el resto de Rusia, de acuerdo con una encuesta realizada por la fundación Opinión Publica, ha disminuido considerablemente el número de rusos que consideran provechosa para el país la incorporación de la península de Crimea.

Si en 2015, el 67 por ciento de los encuestados la consideraba exclusivamente provechosa, esa cifra actualmente ha caído al 39 por ciento.

Otro 39 por ciento cree que la anexión de Crimea ha sido provechosa y dañina a partes iguales, el 7 por ciento opina que solo ha causado daño y el 15 por ciento restante no sabe o no contesta.

Bernardo Suárez Indart


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario