Rusia expresó hoy su deseo de que no se produzca una escalada de tensiones en Sudán que pueda provocar más muertes en el país, después de que el Ejército sudanés depusiera al presidente, Omar al Bashir.

«Estamos observando de cerca la situación. Esperamos que no se produzca una escalada de tensiones allí que pueda llevar a la muerte» de más ciudadanos sudaneses, dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, según la agencia oficial TASS.

«Esperamos que la situación vuelva cuanto antes al cauce constitucional», añadió el portavoz de la Presidencia rusa, quien enfatizó que se trata de un «asunto interno de los sudaneses».

El jefe del Estado Mayor de Sudán, Kamal Abdel Maaruf, anunció hoy que las Fuerzas Armadas han depuesto de la Presidencia a Al Bashir y que asumirán el poder en el país por un período de dos años.

El anuncio llega después de que en los últimos días miles de manifestantes hayan permanecido acampados en los alrededores del principal complejo militar de Jartum para pedir el apoyo del Ejército frente al presidente Al Bashir.

El Comité Central de Médicos de Sudán, un sindicato opositor, elevó el miércoles a 22 el número de muertos por la represión de las protestas contra Al Bashir, desde el pasado sábado, cuando se inició una sentada multitudinaria.