Rusia ha reportado hasta ahora 199 casos de coronavirus y 1 fallecido, cifra que ha aumentado considerablemente en los últimos días.

Los científicos del Centro de Biología y Virología del Estado Vektor en la ciudad de Novosibirsk han desarrollado prototipos de vacunas que se están probando en animales de laboratorio, concretamente primates, que se espera que esté lista hacia finales de año para su prueba en seres humanos.

«Los especialistas deberán antes determinar los prototipos más seguros y eficaces del medicamento y comprobar su capacidad para provocar una respuesta satisfactoria del sistema inmunológico», señala el órgano de control ruso Rospotrebnadzor. Una vez se haya conseguido, tendrán que establecerse la dosis y el método de administrar el medicamento.

Los científicos de todo el mundo han advertido que el desarrollo de una vacuna es un proceso largo y complejo que solo podría producir algo para un uso más amplio en los próximos 12-18 meses.

Con tan solo dos casos positivos de Covid-19 detectados en dos ciudadanos chinos, Rusia dejó de despachar visados y cerró su frontera terrestre con China, método que parece haber dado resultado viendo la baja tasa de propagación del virus en un país con 145 millones de habitantes.

Las fronteras terrestres de Rusia con casi todos sus vecinos han sido clausuradas. Además los rusos, independientemente de la zona desde donde viajan, deben someterse a un autoaislamiento de dos semanas como medida de prevención contra el coronavirus. Para ello, están obligados a dar constancia documental de su llegada y facilitar su identidad y domicilio para hacer un seguimiento que permita controlar que, en caso de que traiga la enfermedad desde fuera, no se la contagie a otros y él mismo sea sometido a tratamiento.

Saltarse la cuarentena puede suponer hasta cinco años de cárcel. Las competiciones deportivas y eventos públicos han sido suspendidos, los colegios permanecen cerrados y las instituciones oficiales tienden a priorizar que sus empleados trabajen desde casa siempre que sea posible.

Además de estas medidas el Gobierno ruso vigilará productos de alimentación y medicamentos para evitar precios abusivos y procurará que no haya estantes vacíos en las tiendas ayudando a los comerciantes con préstamos para crear reservas de alimentos y medicinas.