Estos nuevos objetivos no siempre se toman en serio y, a veces, se abandonan después de unos días. Por ello, en este artículo te ayudamos a encontrar la motivación para cambiar tu estilo de vida de una forma sencilla que te ayuden a llevar una vida más saludable.

Rutinas para una vida saludable

Nuevos objetivos y metas

Según Love My Senses ir al gimnasio, dejar de fumar, comer bien, estresarse menos, aprender una nueva actividad, suelen ser los objetivos socialmente generalizados. Sin embargo, poner en práctica los cambios en la rutina requiere tener una comprensión clara de lo que se debe hacer. En ocasiones, esto requiere más esfuerzo y puede hacer que el punto de partida inicial se retrase.

En primer lugar, entre los objetivos que deben incluirse en la lista está la formación de una serie de hábitos que promuevan tanto el propio bienestar como la salud del cuerpo. Estos hábitos de vida saludables deben estar enfocados principalmente a una buena alimentación y a la práctica de actividad física.

Los comienzos requieren mucha fuerza mental. Por eso, algunas sugerencias para facilitar el inicio de esta rutina incluyen establecer metas realistas, lo que significa que los objetivos sugeridos deben ser realistas, alcanzables y claros. También se aconseja hacerlo de forma paulatina, poco a poco, pero de forma constante. Así lograrás hábitos saludables.

La importancia de la nutrición

A pesar de que la genética, el estilo de vida y el metabolismo afectan el peso corporal, la alimentación saludable juega un papel importante para lograr un peso ideal. Esto se relaciona directamente con una buena nutrición, que es crucial para proporcionar al cuerpo todos los nutrientes que necesita, así como para mejorar el estado de ánimo y aumentar la energía.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) brinda las siguientes recomendaciones para llevar una alimentación saludable:

La variedad en los alimentos consumidos incluye el consumo diario de una mezcla de vegetales, granos, frutas y alimentos de origen animal.

Reduzca su consumo de sal, azúcar y grasas.

Bebe mucha agua.

Deja atrás el sedentarismo

Nuestra rutina diaria es a menudo sedentaria porque gran parte de nuestros trabajos requieren que estemos sentados la mayor parte del tiempo, y las personas más jóvenes también pasan una cantidad significativa de tiempo en clase. 

Para combatir el sedentarismo diario es necesario establecer rutinas que incluyan al menos una actividad física, como salir a caminar. El mantenimiento de la actividad física y la práctica regular de ejercicio son fundamentales para las personas debido a los numerosos beneficios para la salud que aportan al organismo.

El ejercicio físico comienza a realizarse de forma paulatina.

La OMS recomienda que los adultos entre 18 y 64 años dediquen 150 minutos por semana a la actividad física aeróbica moderada. Esto es suficiente para tener efectos positivos en el cuerpo relacionados con la función del corazón, el sistema respiratorio, los músculos y la cabeza dentro de hábitos saludables de ejercicio.

Objetivos a corto plazo y alcanzables

¿Cómo establezco rutinas saludables? Es importante tener metas, pero establecer metas realistas es aún más importante. Cuando nos marcamos objetivos, debemos ser conscientes de que haremos un esfuerzo para alcanzarlos, pero también debemos ser conscientes de que ese esfuerzo debe ser exitoso.

Por lo tanto, establezca metas realistas, mantenga una dieta saludable, haga ejercicio y, a medida que su cuerpo se adapte a los cambios, podrá seguir adelante con sus metas y establecer otras nuevas a medida que termine con estos pequeños pasos.

Date el tiempo que necesitas para «desconectar»

Finalmente, y este es el consejo más importante: tómate un tiempo para ti. Desconecta y disfruta, ya sea con tus seres queridos o incluso solo. Un cambio de hábitos puede, en ocasiones, añadir estrés a la vida diaria, pero es fundamental tener en cuenta los beneficios que puede aportar, así como prestar atención a nuestras propias necesidades y las de nuestro organismo.

DEJA UNA RESPUESTA