ElDiario.es ha adelantado el contenido del nuevo documental de HBO «Salvar al Rey», en el que se desvela que los servicios de inteligencia españoles llegaron a organizar los encuentros del ahora rey emérito con sus amantes en lugares secretos y como la maquinaria del Estado se afanó durante años en proteger al rey Juan Carlos I de sus propios actos y en ocultar sus escándalos.

El trabajo, producido por Mandarina y dirigido por el periodista Santiago Acosta, «confirma además la leyenda que durante décadas sostuvo que Bárbara Rey, supuesta amante del rey Juan Carlos I, guardaba grabaciones comprometidas de sus encuentros con el monarca que podían hacer temblar los cimientos de la jefatura del Estado».

«El documental ahonda ahora en todas esas polémicas y amenaza por hundir de forma definitiva la ejemplaridad que se le presupuso a Juan Carlos I en sus primeras décadas de reinado y que ahora únicamente se atreven a reivindicar públicamente los partidos de la derecha y sus medios afines. La plataforma ofrece material hasta ahora desconocido del monarca, grabados por la propia Bárbara Rey, en los que habla de asuntos de Estado con sus amantes y sobre dirigentes políticos como los expresidentes del Gobierno Felipe González o José María Aznar», expone el medio.

"Salvar al Rey": una historia de espías, conspiraciones y pactos de silencio que revela un retrato íntimo y demoledor de Juan Carlos I
«Salvar al Rey»: una historia de espías, conspiraciones y pactos de silencio que revela un retrato íntimo y demoledor de Juan Carlos I

«Se trata, en definitiva, de una fascinante historia de espías, conspiraciones y pactos de silencio en tres entregas. Más de 50 testimonios en primera persona, entre los que se encuentran periodistas, políticos, ex agentes secretos y alguna ex amante desconocida hasta hoy que radiografían una época trascendental en la historia reciente de España y brindan un retrato íntimo y a la vez demoledor de Juan Carlos I, un monarca que, según explican los entrevistados, traicionó a su padre para ser rey, acabó con 40 años de dictadura, puso a la monarquía en peligro por amor y tuvo que abdicar en su hijo e irse de España, en contra de su propia voluntad, para ‘salvar’ la corona», añaden.

Estos son todos los delitos que la Fiscalía atribuye al rey Juan Carlos pese al carpetazo

La Fiscalía daba carpetazo a las investigaciones realizadas a Juan Carlos I por el cobro de una supuesta comisión por la construcción del AVE a La Meca, por el uso de tarjetas opacas y por un fondo en el paraíso fiscal de Jersey.

Sin embargo, la investigación ha detectado algunos delitos y la Fiscalía considera que sus indagaciones han permitido «recuperar 5.095.148 euros para las arcas públicas».

Fraude de Juan Carlos

Juan Carlos defraudó por encima, con creces, del importe de 120.000 euros que el artículo 305 del Código Penal establece como umbral del delito.

Esto se ha dilucidado a raíz de la indagación de la forma en la que se produjo la adjudicación, en octubre de 2011, de las obras de la segunda fase de la construcción del AVE a La Meca (Arabia Saudí) al consorcio Al-Shoula.

En este caso la Fiscalía investigó una posible relación con el ingreso de 64.884.405 euros el 8 de agosto de 2008 por el entonces Rey de Arabia Saudí en la cuenta de la Fundación LUCUM de la que Juan Carlos I era titular.

Finalmente, en el 2012, el emérito transfirió todos los activos de LUCUM a la cuenta de Corinna como “donación irrevocable”. Todos estos movimientos se hicieron, siempre según la Fiscalía sin declarar a Hacienda “las rentas y rendimientos obtenidos” desde el 2008 al 2012. Ni en el 2012 ni en años posteriores el emérito presentó declaración informativa de los bienes y derechos en el extranjero.

Tras archivar la causa existen dos hipótesis abiertas, o una donación u otro concepto de naturaleza desconocida.

Cohecho y blanqueo de capitales

«Se trataría, pues, de un regalo que pudiera haber sido recibido en consideración a la condición de Jefe del Estado que Juan Carlos I desempeñaba en 2008 y, por tanto, susceptible de integrar el delito de cohecho».

Las operaciones que se hayan llevado a cabo tras el ingreso de 64.884.405 euros podrían encajar en un delito de blanqueo de capitales.

Finalmente la fiscalía apunta que estos hechos también habrían quedado en nada porque terminaron en 2012, cuando Juan Carlos era inviolable.

Regularizaciones

La Fiscalía no ha podido establecer que haya una contraprestación por el importe total de 516.606,32 euros en transferencias efectuadas entre 2016 y 2019 por Allen de Jesús Sanginés Krause a Murga Mendoza «y de las que ha sido beneficiario directo o indirecto» Juan Carlos I.

Ahora bien, estos traspasos están sujetos al impuesto de sucesiones y donaciones y el 9 de diciembre de 2020 el rey emérito presentó ante la Agencia Tributaria 556.412,50 euros y los correspondientes recargos e intereses de demora.

Esto es algo que el rey emérito regularizó en febrero de 2021 con autoliquidaciones complementarias por el IRPF correspondientes a los ejercicios 2014 a 2018 de un total de 4.416.757,46 euros.

DEJA UNA RESPUESTA