El orangután, el gran simio del sudeste asiático, ha sido conducida a un declive agudo en las últimas décadas. Esto es causado principalmente por la destrucción continua de su hábitat y por la caza ilegal y el comercio de mascotas. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), por lo tanto, ha degradado el estatus del orangután de “en peligro” a “en peligro crítico”.

Para garantizar que el orangután sobreviva necesitamos saber exactamente su estado actual, seguir con los inventarios y planes de acción de las intervenciones para la conservación requeridas urgentemente.

Recientemente se descubrió que 78 grupos de orangutanes permanecen en Kalimantan. Un análisis de WWF reveló que solo 20 grupos pueden considerarse seguros, que viven en áreas suficientemente grandes que están protegidas o son administradas de manera sostenible. Los otros 58 están amenazados por la fragmentación y la conversión de sus hábitats. La única noticia positiva es que todas las poblaciones más grandes viven en relativa seguridad y reciben mucha atención de las organizaciones de conservación y los gobiernos locales.

Gracias a los modernos sistemas de información geográfica y los datos de campo han hecho que sea relativamente fácil verificar dónde y cuánto se ha perdido el hábitat de orangután entre 2005 y 2016, tal como se publicó en el informe de WWF “Estado ambiental de Borneo“.

Según este informe se perdieron casi 2 millones de hectáreas de hábitat de orangután en bosques de tierras bajas y pantanosos, los tipos de bosque más adecuados para los orangutanes. Este hecho se produjo principalmente para desarrollar tierras para plantaciones de palma aceitera y madera para pasta.

Los gobiernos deben tomar medidas urgentes para detener la destrucción de hábitats, conectar hábitats fragmentados y desarrollar planes de gestión con empresas para garantizar la supervivencia de los orangutanes en las áreas ya que tres cuartas partes de las poblaciones de orangutanes viven fuera de las áreas protegidas y las iniciativas de conservación a gran escala tienen los recursos para relacionarse con los concesionarios en paisajes enteros.

La planificación espacial puede garantizar que las áreas de orangután permanezcan cubiertas por los bosques y que los hábitats permanezcan conectados para que los orangutanes tengan la libertad de moverse.

Si todas las partes interesadas están dispuestas a respetar a los orangutanes y sus hábitats, aún es posible salvar a las restantes poblaciones de orangután de Kalimantan.

Deja un comentario