Eldiario.es


El presidente español Pedro Sánchez ha defendido el reparto institucional del Consejo Europeo como un acuerdo «bueno» y «muy equilibrado», a pesar de no haber logrado su objetivo de situar a Frans Timmermans al frente de la Comisión y de que el grupo de los socialistas y demócratas lo ha considerado «decepcionante».

Después de tres días de intensas negociaciones, el Consejo ha elegido a la conservadora alemana Ursula von der Leyen para la Presidencia de la Comisión, al liberal Charles Michel para el Consejo, al socialista español Josep Borrell como alto representante para la Política Exterior y a la conservadora francesa Christine Lagarde, como presidenta del Banco Central Europeo (BCE).

Por su parte, la Presidencia de la Eurocámara se repartirá entre un socialista y un conservador dos años y medio cada uno.

Sánchez, que en su comparecencia tras el Consejo ha quitado importancia a no haber conseguido una representación de mayor peso para los socialdemócratas, ha aplaudido que una mujer vaya a presidir por primera vez la Comisión y que el español Josep Borrell vaya a ocupar un «puesto vital».

«El acuerdo demuestra que España ha vuelto con fuerza representando la política exterior de la Unión Europea», ha proclamado.

Sánchez ha argumentado que para los socialdemócratas es un buen acuerdo comparándolo con el de hace cinco años, porque ahora hay menos gobiernos de ese signo político y tres «actores» en la negociación (socialdemócratas, conservadores y liberales) en lugar de dos, con lo que las negociaciones son «más complejas».

Además ha apuntado que con la recomendación de que Timmermans sea vicepresidente de la Comisión, el holandés permanece «al mismo nivel» que antes de las elecciones europeas.

Sánchez ha defendido que el hecho de que la conservadora alemana Ursula Von der Leyen vaya a presidir el Ejecutivo europeo es una «gran noticia» para los que, como él, creen en la igualdad de género, al igual que la recomendación de que sea otra mujer, Christine Lagarde, la que sustituya a Dragui al frente del BCE.

A ese respecto ha asegurado que Von der Leyen ha acreditado su defensa de la igualdad de género y ha apoyado en su país el matrimonio entre homosexuales.

También ha dicho estar «muy contento» de que su ministro de Asuntos Exteriores en funciones, Josep Borrell, vaya a coordinar la política exterior de la UE y ha recordado que hacía mucho tiempo que España no se hacía con uno de los principales puestos comunitarios.

Un puesto, a su juicio, «vital», con más de 14.000 millones de euros de presupuesto y más de 4.000 personas a su cargo, que preside el Consejo de Asuntos Exteriores de la UE, que representa la vicepresidencia de la UE, que participa en las sesiones del Consejo y que a partir de ahora asumirá las competencias en materia de ayuda humanitaria y de recursos para el desarrollo de África.

«Para España es un acuerdo extraordinario», ha dicho Sánchez, que se ha mostrado satisfecho con su papel de negociador de la familia socialdemócrata y con un acuerdo que «facilita la normalidad en las instituciones» comunitarias.

Convencido de que ha «peleado muy fuerte» por Timmermans, ha insistido en que «no ha sido el grupo de Visegrado», sino el «bloqueo por parte del PPE», excluida la canciller Angela Merkel, la causa de que su apuesta no haya tenido éxito.

Poco antes de sus explicaciones, el grupo socialdemócrata en el Parlamento Europeo (PE) calificaba de «decepcionante» el acuerdo para el reparto de cargos.

En un comunicado, la presidenta del grupo, la española Iratxe García, miembro de la dirección del PSOE que encabeza Pedro Sánchez, atribuyó a los «gobiernos populistas representados en el Consejo» el descarte de Timmermans, mientras que fuentes del grupo dijeron a Efe que aún no han debatido la propuesta de Van der Leyen al frente de la Comisión, por lo que no han decidido si votarán a favor o en contra de su candidatura en la próxima sesión plenaria.

Ver en Eldiario.es

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario