En una entrevista con los diarios europeos ‘The Guardian’, ‘Le Monde’, ‘Frankfurter Allgemeine Zeitung’ and ‘La Repubblica’, Sánchez afirma que las «técnicas» usadas por el movimiento independentista catalán son «muy similares» a las que empleó durante la campaña a favor del Brexit el líder de la ultraderecha de UKIP, Nigel Farage.

«Decían ‘Europa nos roba’ o ‘España nos roba’ o ‘Si tuviéramos más recursos económicos…'», recuerda Sánchez, que tiene claro cómo embarcarse en campañas o proyectos políticos «basados en mentiras» conduce a las sociedades a un «callejón sin salida» de difícil gestión.

DE PROBLEMA INTERNO A GLOBAL

Para el presidente del Gobierno sería conveniente aprender las lecciones que deja el Brexit o la crisis en Cataluña, entre ellas cómo los problemas internos en el seno de una formación política pueden transformarse en un «problema global».

En las circunstancias actuales, Sánchez ha recomendado a los parlamentarios británicos que aprueben el acuerdo de divorcio con la UE porque es el «único posible y viable» para evitar una salida del Reino Unido desordenada y abrupta.

Sobre los pactos poselectorales tras las generales del 28 de abril, Sánchez ha insistito en su intención de gobernar en solitario, si bien se ha cuidado de no excluir a ninguna fuerza de esos posibles pactos. «Hablaré con todos los partidos políticos pero siempre dentro de los límites de la Constitución y de la legalidad», ha indicado.

En la entrevista, Sánchez ha aprovechado para trasladar su preocupación por cómo la irrupción de Vox está radicalizando el discurso de PP y Ciudadanos, al tiempo que ha criticado a la formación ‘naranja’ por establecer un cordon sanitario en torno al PSOE y no a la ultraderecha.

DEJA UNA RESPUESTA