En una jornada crucial para el futuro político de España, Felipe VI concluye este martes la ronda de consultas con los partidos del Congreso, marcando un paso significativo hacia la designación del próximo candidato a la investidura, tras el intento fallido de Núñez Feijóo. Curiosamente, el líder del Partido Popular será el último en reunirse en Zarzuela con el Rey, cerrando así un proceso lleno de especulaciones y expectativas.

Antes de esta reunión, el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, abandonará el despacho real después de expresar su confianza al monarca en reunir los apoyos necesarios para asegurar su investidura y formar un nuevo Gobierno de coalición en La Moncloa. Pero habrá que esperar a que el jefe del Estado decida si designa al líder del PSOE como candidato para que intente la investidura.

La incertidumbre persiste, ya que Sánchez aún no cuenta con los votos asegurados, incluso aquellos que se esperaría de su aliado probable, Sumar. Yolanda Díaz, líder de Sumar, informó al rey que las negociaciones con el PSOE continúan y que están «aún lejos» de llegar a un acuerdo definitivo.

Sánchez comunicará a Felipe VI que reunirá los apoyos necesarios para asegurar su investidura
Sánchez comunicará a Felipe VI que reunirá los apoyos necesarios para asegurar su investidura

A pesar de este panorama, Pedro Sánchez mantiene la esperanza de cerrar los pactos necesarios para alcanzar una mayoría absoluta de 179 escaños, en caso de que el PSOE logre persuadir a Coalición Canaria.

La diputada de este partido, Cristina Valido, dejó la posibilidad de apoyo abierto, condicionado a que se cumpla completamente la agenda canaria, a pesar de la posibilidad de una ley de amnistía que se encuentra sobre la mesa.

Valido señaló que ellos están para solucionar los problemas de los canarios y que este es el objetivo primero por el que los canarios les votan. Además, dijo que no les agrada una ley de amnistía, pero que tendrán que decidir si pueden ofrecer su apoyo, incluso si esto lleva implícito el «camino A».

La delicada situación política se ve agravada por la necesidad de asegurar el respaldo de Sumar y del PNV, así como de partidos como Junts, ERC, EH Bildu y BNG. Estos dos últimos, sin embargo, han optado por rechazar el encuentro con el monarca, reafirmando su posición respecto a la necesidad de una ley de amnistía para los condenados por el procés y el reconocimiento del derecho a la autodeterminación para celebrar un nuevo referéndum.

España espera con impaciencia el desenlace de estas complejas negociaciones, ya que el próximo presidente determinará el rumbo político y social del país en los próximos años. Las próximas decisiones no solo influirán en el futuro de España, sino que también tendrán un impacto significativo en el escenario político europeo.

Con el destino político del país pendiendo de un hilo, los ciudadanos españoles observan con atención mientras se despliegan los acontecimientos en esta histórica jornada.

DEJA UNA RESPUESTA