El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha ofrecido una rueda de prensa a su llegada al Palacio de Marivent, en Palma de Mallorca. Se trata del tradicional encuentro que el monarca realiza con el dirigente del Ejecutivo cada año.

Esta vez, dicha reunión ha coincidido con el primer aniversario de la salida del rey emérito de España que sigue en Emiratos Árabes Unidos mientras la Fiscalía investiga presuntas irregularidades en sus negocios privados.

Después del despacho con el Rey, en declaraciones a los medios de comunicación, Pedro Sánchez ha evitado cualquier mención a Juan Carlos incluida su posible vuelta a nuestro país y ha señalado que durante la reunión en Marivent no han abordado la situación del padre del monarca.

Durante su intervención, Sánchez ha reconocido que «han cambiado muchas cosas» desde que el rey emérito se marchara del país rumbo a Emiratos Árabes, pero, según sus palabras, «lo que no ha cambiado por parte del Gobierno de España es nuestro compromiso con las instituciones constitucionales, con todas, nuestro compromiso con la actualización, con la renovación, con la transparencia. A mí me complace ver como el actual Jefe del Estado, el rey Felipe, también está comprometido con la actualización y con la transparencia, en este caso, de la Casa Real». La estrategia de Pedro Sánchez ha consistido en obviar al padre y elogiar al hijo.

Sánchez sale en defensa de la Corona elogiando a Felipe IV y evitando mencionar al rey emérito
Sánchez sale en defensa de la Corona elogiando a Felipe IV y evitando mencionar al rey emérito

El jefe del Ejecutivo tampoco ha valorado las opiniones de algunos ministros de Unidas Podemos, como la secretaria general de la formación morada y ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, criticando los escándalos de «corrupción e impunidad» del Rey emérito Juan Carlos I.

«Cuando nuestro país peor lo estaba pasando en la lucha contra la pandemia, el ex jefe del Estado se fue de España en una actitud indigna para no dar la cara por sus actos ante la ciudadanía», criticaba Belarra.

«A los hechos que ya conocíamos se han sumado, en este último año, revelaciones sobre nuevas cuentas ocultas en paraísos fiscales, fortunas de dudoso origen, posibles vínculos con el tráfico de armas… Escándalo tras escándalo de corrupción e impunidad», ha continuado la ministra de Derechos Sociales.

Y ha añadido: «Con un caso así no cabe hablar en España de plena normalidad democrática, pues la huida de Juan Carlos I supone, a todas luces, una grave anomalía democrática que, además, produce un enorme descrédito de las instituciones.

Para finalizar, Ione Belarra ha recalcado que su partido persistirá en la rendición de cuentas de la Casa Real ante el Parlamento y en la configuración de un «horizonte republicano».

Por su parte, el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, cree que Felipe VI podría ser conocedor de las maniobras de su padre durante los últimos años. Según sus palabras, el partido, en las Cortes Generales, insistirá en que se investigue esta «vergüenza nacional».

DEJA UNA RESPUESTA