La visita del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a Rabat para reunirse con el primer ministro marroquí ha estado envuelta en polémica desde primera hora, cuando salió a la luz un supuesto caso de cobro de comisiones por parte del exasesor del exministro de Transporte, José Luis Ábalos.

Sin embargo, esta controversia no ha sido el único desafío que el presidente del gobierno ha tenido que enfrentar durante su estancia en el país vecino. Su visita también se vio marcada por una tractorada de agricultores frente a la sede del Ministerio de Agricultura y la inesperada no visita del ministro Albares a Argelia la semana pasada.

A pesar de estos desafíos, una vez concluidos los encuentros protocolarios y las reuniones programadas, Sánchez se presentó ante los medios de comunicación para compartir las impresiones y los temas discutidos con el primer ministro marroquí. Sin embargo, las miradas y preguntas de los medios también se centraron en los eventos ocurridos en España en las últimas horas.

Sánchez desvincula la destitución de Ábalos de la trama de Koldo García
Sánchez desvincula la destitución de Ábalos de la trama de Koldo García

La primera pregunta abordó la trama del exasesor de Ábalos, Koldo García, y específicamente su implicación y el conocimiento que pudiera tener la cúpula del partido, así como si esto fue lo que llevó a la destitución de Ábalos del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

Sánchez respondió con contundencia: «Evidentemente no tuvo nada que ver. Eso significaría que yo lo sabía. Por supuesto que no tiene nada que ver», al tiempo que condenó cualquier forma de corrupción en este contexto.

El presidente del Ejecutivo también aprovechó la ocasión para establecer comparaciones con los eventos ocurridos en el Partido Popular hace tres años. «Me llama la atención que (en el PP) sean tan celosos cuando Feijoo se aupó a la presidencia del PP después de una denuncia del anterior líder del PP sobre un caso de corrupción de la presidenta de la Comunidad de Madrid, que no ha sido recriminado por parte del actual Partido Popular», añadió Sánchez.

En cuanto al caso del exasesor Koldo García, detenido por presunta corrupción en la compra de mascarillas, Sánchez expresó su reprobación y absoluto reproche: «Más allá del recorrido judicial que tenga la noticia, cualquier intento de enriquecimiento a través del cobro de comisiones de una tragedia como fue la pandemia -y como hemos visto en otras autonomías (en referencia a la trama del hermano de Isabel Díaz Ayuso)-, cuenta con toda mi reprobación y absoluto reproche».

El presidente del Ejecutivo subrayó su firme condena hacia cualquier forma de corrupción, destacando la importancia de mantener la integridad en el contexto político.

DEJA UNA RESPUESTA