El Gobierno, bajo la administración en funciones de Pedro Sánchez, ha ejercido su derecho de veto para evitar que el Senado debata una propuesta de ley presentada por el Partido Popular (PP). Esta iniciativa buscaba la eliminación del impuesto de sucesiones y donaciones en todo el país.

El veto gubernamental se basa en el artículo 134.6 de la Constitución, que establece que cualquier proposición o enmienda que implique un aumento de los créditos o una disminución de los ingresos presupuestarios debe contar con la conformidad del Gobierno.

El PP había propuesto la derogación de la Ley 29/1987, que regula el impuesto de sucesiones y donaciones, con el argumento de que este impuesto representa una «doble imposición». Según el partido, este gravamen afecta el ahorro de las personas y dificulta que la clase media acepte herencias debido a las cargas impositivas asociadas.

Sánchez ejerce el veto en el Senado: una propuesta del PP para suprimir el impuesto de sucesiones y donaciones ha sido bloqueada
Sánchez ejerce el veto en el Senado: una propuesta del PP para suprimir el impuesto de sucesiones y donaciones ha sido bloqueada

La propuesta del PP también incluía una cláusula que establecía que el Estado compensaría a las comunidades autónomas por la pérdida de ingresos debido a la eliminación del impuesto, hasta que se aprobara un nuevo sistema de financiación autonómica.

Sin embargo, el Gobierno en funciones de Pedro Sánchez se opuso a esta iniciativa, argumentando que la aprobación de esta ley afectaría los presupuestos generales actualmente en vigor.

El veto del Gobierno ha generado controversia, especialmente porque el PP cuenta con mayoría absoluta en el Senado. A pesar de ello, el Ejecutivo español ha comunicado su desacuerdo en tiempo y forma a la Cámara Alta. Como resultado, la propuesta del PP no será debatida ni considerada en el pleno del Senado.

Esta decisión ha suscitado debates sobre la política fiscal y la necesidad de reformas en el sistema impositivo español. Mientras el PP argumenta que la eliminación del impuesto de sucesiones y donaciones aliviaría la carga financiera de las familias, el Gobierno sostiene que cualquier medida que afecte los ingresos públicos debe ser cuidadosamente evaluada para evitar desequilibrios en el presupuesto del país.

La controversia continúa, y la eliminación del impuesto de sucesiones y donaciones permanece como un tema candente en el debate político español, con posturas divididas sobre cómo abordar la cuestión y equilibrar las necesidades fiscales del país con las preocupaciones económicas de los ciudadanos.

DEJA UNA RESPUESTA