El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, inicia este lunes con el líder del PP, Pablo Casado, la ronda de contactos con la que pretende abrir cauces de diálogo para la gobernabilidad y constatar la actitud de los partidos de cara a la investidura.

Fuentes de Moncloa han dicho a Efe que las citas de estos días se entienden como una toma de contacto y normalización de relaciones, y sostienen que para la ciudadanía es «un buen mensaje» tratar de superar las diferencias.

La ronda de contactos finaliza, en principio, el martes 7, tres días antes del inicio de la campaña electoral, con dos reuniones en el Palacio de la Moncloa: una por la mañana con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, y otra por la tarde con el secretario general de Unidas Podemos, Pablo Iglesias.

De momento, el presidente del Gobierno no contempla mantener reuniones con los líderes del resto de formaciones, especialmente con Vox y ERC, los siguientes partidos con más peso parlamentario.

Sobre los objetivos de estos encuentros, el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, ha hecho esta semana un llamamiento a PP y Cs para que faciliten un Ejecutivo socialista en minoría y «no obstruyan» la gobernabilidad.

«Habrá que ver si la derecha va a permitir que gobernemos o va a obstruir e impedir que haya la estabilidad necesaria en España, que hace mucha falta», ha dicho Ábalos ante la ronda de contactos que se abre esta semana.

Tras recordar que PP y Cs pidieron al PSOE su abstención para superar el bloqueo y que Mariano Rajoy gobernara sin mayoría, Ábalos ha puesto en esta tesitura a Casado y Rivera y les ha instado a «priorizar los intereses de España».

A su juicio, «habrá que ver aquellos que en otras circunstancias presionaron al PSOE para que dejara gobernar, si son capaces de predicar con el ejemplo».

Según el PSOE, el objetivo de Sánchez es gobernar en solitario con acuerdos programáticos y entendimiento con otros grupos en aras a fortalecer la institucionalidad y garantizar la estabilidad del país.

Las premisas del PSOE para entablar pactos son el respeto a la Constitución y la integridad territorial, además de apostar por un programa socialdemócrata.

«Lo primero es hablar de qué programas y qué acciones queremos desarrollar. Lo demás es absolutamente secundario», ha dicho el secretario de Organización del PSOE ante la oferta de Unidas Podemos de gobernar en coalición.

De hecho, este lunes, Unidas Podemos reúne al Consejo Ciudadano estatal, su máximo órgano de dirección, para fijar una postura en las negociaciones con Sánchez.