El lunes 4 de noviembre se ha celebrado el único debate electoral entre los 5 principales candidatos a la presidencia del Gobierno y nos ha dejado alguna propuesta, varias mentiras y muchas medias verdades.

En el grupo de las mentiras se encuentra la recriminación de Pedro Sánchez al líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, a su postura en las negociaciones de los últimos años: «El señor Iglesias lo que quiere esconder es que ha votado 4 veces en contra, y mire que tengo mala suerte, de que haya un Gobierno progresista en España».

Pedro Sánchez se ha presentado a dos sesiones de investidura, una en 2016 y otra en 2019. A la primera llegó tras el rechazo de Rajoy al encargo del Rey y con un pacto de Gobierno con Rivera bajo el brazo. Titulado «Acuerdo para un Gobierno reformista y de progreso», contó con el voto en contra de Pablo Iglesias. Tras este episodio y, después de la repetición electoral del 26 de junio de 2016, Mariano Rajoy fue investido presidente del Gobierno en octubre de ese año.

Dos años después, en mayo de 2018, se hizo pública la sentencia de la trama Gürtel, que condenaba al PP como «partícipe a título lucrativo». Esto generó que Pedro Sánchez presentara una moción de censura contra el líder del PP, al que desalojó de la Moncloa gracias al sí de Unidas Podemos.

Finalmente, tras las elecciones generales del 28 de abril, Sánchez se presentó a una sesión de investidura sin contar con los apoyos necesarios y en plena negociación con Unidas Podemos. Esta formación se abstuvo en las dos votaciones del mes de julio.

Con esto, la frase de Pedro Sánchez de que «Iglesias ha votado 4 veces en contra de que haya un Gobierno progresista en España» es falsa: Unidas Podemos se opuso a un Gobierno de PSOE y Ciudadanos, permitió con su sí que los socialistas llegaran a la Moncloa en 2018 y se abstuvo en la última sesión de investidura. Solo 1 «no», no los 4 que indica el presidente en funciones.