En una entrevista en Telecinco, recogida por Europa Press, Sánchez le ha recomendado a Iglesias, que reclama para Podemos el Ministerio del Interior para limpiarlo de policías corruptos, que esté «tranquilo» porque ya no opera la brigada policial presuntamente montada por el anterior Gobierno del PP para espiar a adversarios políticos y obstruir las investigaciones sobre la financiación ilegal de este partido.

Sánchez ha garantizado a Podemos que los responsables de haber organizado un supuesto espionaje en torno a la formación ‘morada’ con el objetivo de publicar en medios de comunicación informaciones que pudieran perjudicarles pagarán «hasta las últimas consecuencias», pero le ha advertido de que el Gobierno no puede tomar medidas contra ningún funcionario policial hasta que no pese sobre él una sentencia firme.

Pero a día de hoy, ha remarcado Sánchez, el Gobierno está «aportando toda la información» que le pide la Audiencia Nacional en relación con dos policías imputados en el ‘caso Villarejo’ y que supuestamente participaron de ese supuesto espionaje a Podemos en la etapa de Jorge Fernández Díaz como ministro de Interior.

El líder del PSOE ha dicho entender la indignación de Iglesias en este asunto y compartir su preocupación, pero ha subrayado que el Gobierno defiende el «buen nombre» de los policías del Estado y ha reducido a un «grupo minoritario» aquellos policías que se hayan podido prestar a encargos inaceptables por parte de sus superiores.