Movimientos políticos en el juicio del procés. Los candidatos de Junts per Catalunya a las elecciones generales, Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull, han pedido al tribunal presidido por el magistrado Manuel Marchena que les deje libres para la campaña del 28A y han ofrecido todo su patrimonio «como compromiso» de que no huirán.

En un escrito, el letrado Jordi Pina, que defiende a los tres candidatos, pide la libertad provisional de sus clientes y ofrece como medidas alternativas a la libertad provisional una fianza que implique «la totalidad del patrimonio» de sus clientes «en compromiso de que no huirán». Asimismo, también plantea que el tribunal pueda limitar sus movimientos a la Comunidad Autónoma de Madrid, controles telemáticos o un arresto domiciliario.

Indica Pina que el hecho de que Sànchez, Rull y Turull –que encabezan las listas al Congreso de JxCat por Barcelona, Tarragona y Lleida– afronten las elecciones en prisión provisional «supone un evidente obstáculo para el normal desarrollo de la campaña y limita de modo grave» sus derechos políticos como candidatos, al no poder intervenir en debates electorales o mítines.

«Una moderación de su situación personal contribuirá asimismo a preservar tales derechos y a garantizar que la campaña se desarrolle con la maxima normalidad posible», apostilla Pina. Asimismo, el letrado señala que la decisión de sus clientes de concurrir a las elecciones al Congreso «evidencia su voluntad de participar activamente en la política española», lo que, a su juicio, mitiga el riesgo de fuga.