El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha vuelto a llamar a la movilización para que el PSOE gane las elecciones del 28 de abril: «Urnas vacías significa involución y urnas llenas, progreso para todos», ha proclamado en un acto en Madrid ante más de 500 personas.

Sánchez ha apelado a la España «que tiene muchas plazas, no sólo la plaza de Colón» y a la que sale a la calle a manifestarse el 8 de marzo, el 15 marzo, el 1 de mayo o el Día de la Constitución, pero también a la que sufre en silencio el paro, la pobreza, la soledad y la violencia de género.

Junto a las ministras Dolores Delgado y Reyes Maroto, candidatas al Congreso en la lista por Madrid, y los candidatos a la Comunidad y el Ayuntamiento, Ángel Gabilondo y Pepu Hernández, el presidente ha dibujado un panorama político en esta región «con una derecha partida en tres y una izquierda hecha añicos», en el que los socialistas son los únicos que pueden garantizar la «estabilidad» y el «sentido común».