El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, viaja este miércoles a Bruselas para participar en la cumbre europea que tiene que decidir si acepta la prórroga del «brexit» que ha pedido la primera ministra británica, Theresa May.

Un Consejo Extraordinario que no solo estudiará la propuesta de May, de una prórroga hasta el 30 de junio, también tendrá sobre la mesa la que ha hecho el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, quien apuesta por una prórroga larga, como máximo de un año durante la cual el Reino Unido debería mostrar una «cooperación sincera» como «Estado miembro saliente», como propuso ayer.

España acude con cautela a este Consejo Europeo extraordinario, consciente de que la posibilidad de una salida del Reino Unido sin acuerdo sigue estando ahí pero también esperanzada ante los pasos que está dando el Gobierno británico en su diálogo con la oposición laborista.

Pasos que, junto con las últimas votaciones del Parlamento británico, son positivos en este proceso de intentar una salida lo más ordenada posible del Reino Unido de la UE, según han recalcado fuentes del Ejecutivo de Sánchez.

Ese es, recalcan, uno de los objetivos del presidente, como lo es también el de garantizar una relación estrecha con los británicos tras su marcha.

En Moncloa no quieren aventurar cuál será la posición del Ejecutivo en la cumbre que comienza esta tarde en Bruselas, porque insisten en que éste es un proceso que está en continua evolución y las conversaciones partirán de cero, aunque esté habiendo contactos en los días previos y las propuestas ya conocidas sobre la mesa.

Valoran, en cualquier caso, que el Parlamento británico haya votado contra una salida sin acuerdo y que el Gobierno de May esté discutiendo con los laboristas la unión aduanera que éstos reclaman.

El Gobierno español insiste, en cualquier caso, en que el acuerdo de salida no se puede retocar, y está por tanto en manos de los británicos decidir si esa salida se hace de forma acordada o abrupta.

Para España además es muy importante que el Reino Unido se prepare para participar en las elecciones europeas si reclama una prórroga, porque si va a continuar en la UE más tiempo del previsto debe hacerlo como miembro con todos los derechos y obligaciones que eso conlleva, incluida su representación en la Cámara de Estrasburgo.

Y el tiempo que dure la prórroga, advierten, el Reino Unido tendrá que comportarse, como el resto de miembros de la UE, con la mayor lealtad posible, porque no se puede ser a la vez miembro y no miembro, «no se puede ser un poquito miembro».

Está previsto que Pedro Sánchez haga declaraciones a los medios de comunicación a su llegada a esta cumbre, y también comparecerá en rueda de prensa cuando concluya.