Las palabras de agradecimiento se las lleva el viento y el mejor ejemplo es la decisión de Isabel Díaz Ayuso, presidente del Gobierno regional, que ha decidido no renovar los contratos de miles de profesionales sanitarios que han trabajado para evitar el caos sanitario que sufría y sufre nuestra Comunidad. Los que ayer eran héroes y esenciales en la lucha contra el Covid-19, hoy son innecesarios y prescindibles.

La Comunidad de Madrid, epicentro de la lucha contra el Covid-19, ha sido también el paradigma de la improvisación. Se ha trabajado casi sin EPIs (las bolsas de basura los sustituían en muchos casos), los contratos del personal han sido los más precarios del Estado ya que se hacen cada 15 días en vez de hasta el 30 de junio como en otras CCAA de nuestro entorno y, además, ahora no se renuevan miles de contratos que finalizan ni los de los profesionales de Enfermería que están de baja por Covid-19. 

La decisión de no renovar a miles de profesionales de Enfermería se hace sin tener en cuenta que la labor de estas enfermeras y enfermeros sigue siendo esencial “ya que hay que recordar que sigue la pandemia, que los fallecidos siguen contándose por centenares y que las enfermeras y enfermeros en activo necesitan descansar y el refuerzo de estos compañeros despedidos es esencial para poder hacerlo”. Hay enfermeras y enfermeros a los que se les deben 20 o 30 días libres, que tendrán que cogerse. ¿Cómo lo harán? ¿Cómo hasta la fecha, sustituyéndose entre ellos e incrementando así el cansancio crónico y los días libres sin posibilidad de disfrutarlos?

Por otro lado, los centros sanitarios y sociosanitarios siguen demandando profesionales de Enfermería (prueba de ello es el convenio firmado con InfoJobs) ya que desde que comenzó la pandemia más de 3.200 enfermeras y enfermeros madrileños han tenido que coger una baja por Covid-19. Es decir, una de cada 6 enfermeras y enfermeros en activo ha tenido que permanecer en casa casi 15 días de media y la labor de esas enfermeras/os contratadas ha sido primordial para que el sistema sanitario siguiera funcionando correctamente.

Desde el Gobierno central y ante el inicio de la fase de desescalada, se ha recomendado reforzar la Atención Primaria “esa que nuestra Comunidad tiene abandonada y que dispone del menor número de enfermeras por habitante de toda España”. 

Si no hay refuerzos no sabemos cómo vamos a poder seguir cuidando a los madrileños que lo pidan. ¿No sería más lógico cambiar los contratos que dicen ahora que no son necesarios y reforzar los centros de salud? ¿Vamos a volver a saturar las Urgencias por falta de enfermeros y enfermeras en lo que dicen que es la puerta de entrada al Sistema Sanitario? Pues parece que sí.

Contratos sin control 

Por otro lado, el pasado jueves, el BOCM publicaba un convenio del Gobierno regional con InfoJobs “con el fin de atender a las necesidades de recursos humanos que, en la actual situación excepcional y temporal de emergencia sanitaria producida por el denominado Coronavirus COVID-19, tienen los hospitales y centros sanitarios”. Es decir, adiós al control del acceso en condiciones de igualdad, mérito, y capacidad por parte de los representantes de los trabajadoresque garantizaba hasta ahora la bolsa de contratación del SERMAS.

La dinámica, según el BOCM, será la siguiente: InfoJobs recibirá las ofertas de empleo según las necesidades que le transmita cada hospital. Los aspirantes deberán contestar unas preguntas filtro y tras superarlas podrán colgar currículos en InfoJobs, pasando a tener la consideración de candidatos a los que el hospital puede acceder. Cada hospital será el que tenga acceso a la visualización de la base de datos de currículos. De esta forma, será el hospital quién decida a quién contratar o no y no lo hará por criterios objetivos como los de igualdad, mérito y/o capacidad.

“Acaban con la Bolsa de Empleo Temporal llevándonos a una privatización encubierta de dichas Bolsas y se rompen las reglas del juego con los representantes de los trabajadores”, finalizan desde SATSE.