El 26 de marzo de 2020, la dirección del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa) tramitó, mediante procedimiento de emergencia, a la compañía Shandong Liangfu Pharmaceuticals Co. Ltd. el suministro de 260.000 envases de gel desinfectante: 125.000 de medio litro, 125.000 de un cuarto de litro y 10.000 de 50 mililitros por un importe de  1.020.885,29 euros, justificando la selección de esta empresa porque respondería «de forma adecuada y con la premura» que la situación sanitaria exigía, tal y como explicaba la Administración.

Sin embargo, casi un año después, el Ministerio de Sanidad ha reconocido que no sólo no ha podido disponer todavía del material, dado que no cuenta con la certificación que el proveedor decía tener cuando se firmó el contrato, pese a haber adelantado el millón de euros pactado sino que además le ha obligado a realizar un desembolso adicional para almacenar la mercancía mientras resuelve el «contencioso» con el contratista.

De momento, solo han llegado el 21,18% del total de los envases acordados (55.080 botes) que se encuentran en los almacenes de la empresa DSV Air & Sea SAU, a la que ha tenido que abonar 291.108,30 euros, hasta que se aclaren las discrepancias contractuales con la compañía china, tal y como informa El Independiente. La filial española de DSV ya había firmado varios contratos con Sanidad desde que se declaró la pandemia, sumando los encargos más de 26,62 millones de euros.

El gel desinfectante no gozaba de certificado de marcado CE

En un documento aportado por el director del Ingesa, Alfonso Jiménez Palacios, al que ha tenido acceso El Independiente se puede leer: «Una vez recibida la primera remesa de envases se comprueba que el producto es un gel para el lavado higiénico de manos que no tiene la consideración de producto sanitario y al que, por tanto, no se le aplica la directiva 93/42/CEE a la que hace referencia el certificado», por lo tanto, el producto no se podía comercializar al no quedar acreditado que cumplía con los estándares de seguridad, sanidad y protección del medio ambiente exigidos por las autoridades comunitarias.

La compañía encargada de emitir la certificación fue VIC Testing and Certification, que «no es un organismo notificado europeo designado para evaluar la conformidad de los productos sanitarios». Por ello, «no puede certificar» que un determinado producto sanitario cumple los requisitos que exige la citada norma comunitaria.

«Estas circunstancias hacen que el producto suministrado incumpla las condiciones que dieron lugar a la formalización de la compra, que el producto, por tanto, no pueda ponerse legalmente en el mercado de la Unión Europea y que no quede acreditada la seguridad y calidad del mismo», añade el director del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria. Éste asegura que ha pedido a Shandong Liangfu Pharmaceuticals «información adicional» y no ha tenido una «respuesta satisfactoria».

El fabricante chino comercializa el producto, con número de licencia 0703 (2018), como un gel que tiene como ingrediente activo el alcohol etílico diluido al 75 % y que actúa frente a bacterias y levaduras patógenas, cocos piógenos y bacterias comunes de infección hospitalaria e indica que mata el 99,99 % de los gérmenes sin agua.

Sanidad admite que una empresa china le estafó 1,3 millones en una compra de gel desinfectante. (Imagen de El Independiente).
Sanidad admite que una empresa china le estafó 1,3 millones en una compra de gel desinfectante. (Imagen de El Independiente).

Fuentes del Ministerio de Sanidad han confirmado a El Independiente el pago de 1.020.885,29 euros el mismo día del contrato. A ese importe hay que sumar los 291.108,30 euros abonados a DSV Air & Sea por almacenar 55.080 botes, por lo que la compra de dicho gel desinfectante asciende a la cantidad 1.311.993,59 euros. Sanidad pagó 4,53 euros por cada uno de los botes de 500 ml, mientras que el coste unitario por guardar la mercancía es de 5,28 euros.

El contrato de suministro firmado con Shandong Liangfu Pharmaceuticals es uno de los que se detallaban en la denuncia que un particular presentó el 30 de abril de 2020 ante la Fiscalía Anticorrupción para que investigara el «sobrecoste escandaloso» que presuntamente había pagado Sanidad a diversos proveedores chinos por la compra de material de protección contra la covid-19.

El denunciante denunciaba que mientras a la española Mixer & Pack SL se le había comprado una partida de gel hidroalcohólico por un importe de 3,058 euros el litro, esta firma asiática había cobrado el triple, 10,83€.

DEJA UNA RESPUESTA