Los sanitarios, quienes lucharon en primera línea de batalla contra la covid-19 en unas condiciones precarias, sin el equipamiento adecuado y con graves deficiencias de gestión; han sido galardonados este miércoles con el Premio Princesa de Asturias de la Concordia 2020. 

«Expuestos a una alta y agresiva carga viral, su entrega incondicional, haciendo frente a largas jornadas de trabajo sin contar, en ocasiones, con el equipamiento y los medios materiales adecuados, según quejas de organizaciones profesionales y sindicales del sector, representa un ejercicio de vocación de servicio y de ejemplaridad ciudadana», señala el jurado en un comunicado remitido por la Fundación Princesa de Asturias (FPA).

Sin embargo, lo que no esperaba el jurado es la lógica reacción de estos sanitarios. Muchos de los galardonados están rechazando en redes sociales el galardón de la Casa Real. 

#NoQuieroPremiosDeLadrones, es el hashtag con el que se está moviendo la petición. Muchos sanitarios, además de rechazar el premio, reclaman más medios y más personal después de las condiciones en las que han tenido que trabajar.

El esfuerzo de los sanitarios españoles contra la covid-19 ha permitido atender un número de casos de pacientes infectados, realizando incluso, más allá de sus obligaciones, una labor de profunda humanidad al acompañar a enfermos ingresados y a personas cuyos familiares no podían estar presentes en sus últimas horas de vida.

Esa responsabilidad ha puesto en riesgo su propia vida y salud, hasta el punto de ser el colectivo más afectado por la pandemia en nuestro país, alcanzando los más de 50.000 infectados y más de 60 fallecidos, según datos facilitados por el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias.