0Shares

Burkina Faso destaca por ser uno de los países más pobres del mundo y con un suelo en su mayor parte árido. A mediados de los años 80 cambió de nombre, dejando atrás el colonial Alto Volta. En 1983, en las vísperas de comenzar una gran transformación, según Naciones Unidas, el 75% de la población altovoltense vivía en condiciones de pobreza absoluta. En esta “tierra de hombres íntegros” como se traduce de dos lenguas locales, tuvo lugar una revolución que duró cuatro efímeros años pero que dejó su huella en el imaginario africano y contribuyó a sumar un héroe más a una suerte de galería de grandes líderes del continente, Thomas Sankara, junto al mártir e ícono nacional congoleño Patrice Lumumba, Amílcar Cabral de Guinea Bissau o Nelson Mandela.

“Mata a Sankara y miles de Sankaras nacerán”, se dice que declaró en 1987. Apenas unos meses más tarde sería asesinado mientras se dirigía a una reunión gubernamental.

Nacido el 21 de diciembre de 1949, en Yako, en el polvoriento norte, el futuro oficial tenía 12 años cuando su tierra natal logró la independencia de Francia. Burkina Faso, con una tradición de golpes de Estado desde su independencia en 1960, el 4 de agosto de 1983 asistió a uno nuevo. Este nuevo estuvo liderado por un grupo de militares progresistas, de los cuales destacaron el capitán Blaise Compaoré y su homólogo Sankara. “El objetivo de la Revolución es darle poder al pueblo” enunció el último. Las consignas de la revolución se englobaron en tres: economía popular, moralización y austeridad, planteándose una revolución desde abajo. “Los revolucionarios están en todos los sitios”, remató el joven. Respecto a los logros, la revolución avanzó mucho, si bien resultó trunca, extinguiéndose la aureola de Sankara y el ímpetu revolucionario el 15 de octubre de 1987. Lo suyo fue una furia meteórica contra el imperialismo y el neocolonialismo, los verdaderos males a combatir.

Las políticas prioritarias de Sankara fueron limpiar las finanzas públicas y recortar un servicio público hinchado, mejorar las condiciones de salud, aumentar el acceso a la educación y tomar medidas rurales para satisfacer las aspiraciones de los campesinos. “Tenemos que descolonizar las mentalidades”, dijo Sankara.

Sankara mantuvo lazos estrechos con los gobernantes radicales de Libia y Ghana, Moamer Gaddafi y el teniente de vuelo Jerry Rawlings, lo que despertó una fuerte enemistad en otros lugares, notablemente en la vecina Costa de Marfil y en Togo. Después de que el presidente francés de la época, el socialista Francois Mitterrand, dio la bienvenida oficial al rebelde antoniano antimarxista Jonas Savimbi y al líder del apartheid sudafricano PW Botha, Sankara le dio públicamente una lección de derechos humanos a Mitterrand cuando visitó Ouagadougou.

Sankara instó a las naciones africanas en dificultades a dejar de pagar su deuda con Occidente. “La deuda no puede ser reembolsada porque si no pagamos, nuestros acreedores no morirán. Pero si pagamos, somos nosotros los que morimos. Asegúrese de eso”, argumentó.

El hechizo sankarista en Burkina duró solo cuatro años. El 15 de octubre de 1987, en camino a una reunión especial del gabinete, Sankara fue asesinado en un golpe de estado que dejó a su compañero Compaore solo en el poder -algunos dicen que estuvo detrás del golpe- y culpando a Sankara por las malas relaciones con Francia y Marfil Costa.

Cuando las personas de hoy reclaman la herencia de un revolucionario, recuerdan sus ideas y su coraje más que su récord en el poder. El espíritu sankarista creció en la agitación civil.  Sankara, llamado el Che Guevara africano o negro, resulta desconocido en líneas generales en el mundo occidental. Su accionar estuvo enmarcado en la intención de transformar su país, recuperando la dignidad de sus habitantes. Sankara, un joven capitán de ideas progresistas, defendía la lucha de los pueblos para su liberación, no solo en su país sino en África y en el mundo. La meta de la felicidad fue una constante en su discurso, en un país que él mismo definió ante las Naciones Unidas como “el concentrado de todas las desgracias del mundo”, con una tasa de mortalidad infantil del 180%.

0Shares

Deja un comentario