El Sindicato de Enfermería, SATSE Galicia exige que se lleven a cabo test o/y PCR a todos los profesionales sanitarios de los centros hospitalarios de esta comunidad, ante la posible extensión del COVID19 tras detectarse positivos asintomáticos entre el personal sanitario de plantas supuestamente limpias de Covid 19. 

Desde el Sindicato de Enfermería ya lo hemos denunciado ante la Comisión Central de Sanidad, y lo vamos a elevar a la Inspección de Trabajo, ante la inhibición por parte de prevención de riesgos laborales y de medicina preventiva de los centros. Además, esta exigencia ya ha sido trasladada formalmente a las gerencias. Algunas siguen queriendo negar lo innegable, y no realizan los test a todo el personal sanitario.

En algunas áreas sanitarias se llevan a cabo, pero sólo en las zonas Covid 19. “En el área viguesa insisten en que no es necesario que los profesionales de zonas limpias se hagan el test, a pesar de que SATSE lo viene advirtiendo desde el principio. Hacen oídos sordos y miran a otro lado mientras los positivos están ahí, algo que podría solucionarse con un test”, lamentan. 

Por otra parte, las administraciones sanitarias siguen vulnerando la normativa existente y los protocolos establecidos y no facilitan a las enfermeras los equipos de protección individual necesarios para poder trabajar de forma segura al entrar en contacto con los pacientes, lo que está poniendo en grave riesgo su salud e integridad, así como la de la propia población. 

SATSE reclama que se adopten con urgencia las medidas que sean pertinentes a fin de garantizar los derechos de los profesionales, así como del resto de la población, ante la situación de alarma sanitaria existente.       

Para este sindicato la falta del material de protección necesario supone un claro incumplimiento de las normas que hasta la fecha se han dictado por parte de las autoridades estatales y autonómicas, así como un grave atentado contra el derecho a la salud y la integridad física y psíquica de los profesionales y de otras personas de su entorno, como los pacientes, familiares o compañeros de trabajo. 

Hay áreas sanitarias como la de Ourense en las que han sido las enfermeras quienes han tirado de ingenio para mejorar la situación y protegerse frente a la falta de material. Han sido las enfermeras quienes han rediseñado los centros de salud para crear circuitos para llevar a cabo con la máxima seguridad el estudio de seroprevalencia del Sergas. 

Mientras vemos a nuestro alrededor como la sociedad se mantiene confinada, toma medidas de distanciamiento social en sus salidas al exterior, las empresas se adaptan tomando medidas de prevención…en los centros sanitarios nos vemos sin el material adecuado, sin poder mantener esa distancia social entre compañeros, es descorazonador”, advierten. 

Desde SATSE recuerdan que los profesionales sanitarios están en contacto continuo con los pacientes que pueden ser sospechosos de estar infectados por el COVID-19, ya sea en los hospitales, centros de salud, otros centros sanitarios y sociosanitarios y domicilios particulares, por lo que es obligatorio que cuenten con los Equipos de Protección Individual (guantes, mascarillas, batas, gafas…) necesarios y suficientes a fin de garantizar al máximo que no se ponga en riesgo su salud e integridad, así como la de terceras personas en contacto con ellos, y evitar así la propagación del virus. Pero esta exigencia debe ser aplicada no sólo a los servicios identificados, sino que necesariamente ha de ser una actuación general en todo el ámbito sanitario. Es decir, tomar medidas de carácter universal. 

La falta de este material de protección ha provocado que, hasta la fecha, se hayan contagiado más de 38.000 profesionales sanitarios en toda España. En Galicia desde el inicio se han contagiado 1.233 profesionales, de los cuales 249, al menos, lo han sido tras utilizar las mascarillas defectuosas. SATSE tiene fundadas sospechas, dado que la administración gallega no publica esta información detallada, que el mayor número corresponde a enfermeras y enfermeros.